Revista GLOBAL

La India: el proceso electoral más complejo del mundo

por Equipo editorial
10 visualizaciones

La India es el país más poblado del mundo, con alrededor de 1,428 millones de habitantes, y supera a China, que tiene 1,300 millones. De esa población, el 51.61% son hombres y el 48.39% mujeres. Es la economía más importante del mundo, de acuerdo al volumen de su producto interno bruto. De esa cantidad de habitantes, 969 millones de personas votan para elegir sus autoridades en el torneo electoral de este 2024. Más que la población de Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia juntos. Por lo tanto, se trata de las votaciones más complejas del mundo, lo cual exige una programación y una logística extraordinarias y únicas. Las elecciones se realizan durante un total de 44 días.

Estas elecciones se iniciaron el pasado 19 de abril –justo un mes antes de las de la República Dominicana del 19 de mayo– y han de concluir el 4 de junio. Un total de seis semanas. Se trata de un proceso eleccionario democrático en el que participa una décima parte de la población mundial. Sin duda alguna, pues, la principal potencia democrática del mundo es la India, puesto que su electorado es cuatro veces mayor que el de Estados Unidos, que vendría siendo la segunda democracia más grande del globo.

Geografía extensa (2.5 millones de kilómetros cuadrados) y votantes en megaciudades y en regiones como el Himalaya, el desierto de Thar, a todo lo largo del río Ganges y una amplísima zona boscosa. A esto agregamos las reglas electorales estrictas, la cantidad de personas que laboran en las casillas electorales, el aparato de seguridad y los envíos a tiempo de miles de máquinas de votación. Hay otro aparente inconveniente adicional: las autoridades electorales, a fin de que todos puedan acudir a las urnas, deben tratar siempre de esquivar los días festivos por temas religiosos, que en la India son múltiples, impuestos por el hinduismo que practica el 95% de la población. Es lo que The New York Times llama «una coreografía complicada».

Pero hay algo más, y no es poco. La ley electoral establece que ningún ciudadano puede asistir a una mesa de votación que esté distante de su casa más de dos kilómetros. Alrededor de 12 millones de voluntarios electorales, debidamente entrenados, laboran en las mesas de votación, la mayoría de los cuales deben desplazarse en bicicleta, en barco, en helicóptero, a lomo de camellos y elefantes, y muchos a pie, para poder instalar las casillas antes de la hora prevista. Según registros, en 2019, año de la última votación, el colegio electoral de mayor altura estaba a 4,500 metros sobre el nivel del mar, en una zona del Himalaya. Y en el caso opuesto, otros se adentraron en un bosque de la región oriental de la India por varios días, para poder llegar a un remoto templo hindú donde solo había… un votante. Tan estrictos son los indios con sus elecciones y con su democracia.

Sobre las fuerzas de seguridad de las elecciones –lo que en países como República Dominicana se denomina policía electoral–, la India despliega alrededor de 300,000 efectivos, que transportan las máquinas digitales de votación y mantienen el orden en los recintos electorales. Obviamente, como el costo de mantenimiento de estas tropas es enorme, y como la geografía de esta gran nación es muy extensa, las votaciones han tenido que dividirse por etapas. Es mucho tiempo ejerciendo el sufragio, pero los electores indios se sienten seguros del valor de su voto y de la participación, aunque la duración del evento sea tan larga. En 2019, el 67% de la población ejerció su derecho al voto, el mayor en toda su historia. En la India no es obligatorio votar, pero la mayoría festeja la celebración de este gran evento democrático y libre.

Las máquinas digitales utilizadas en las votaciones están vigentes en la India desde 2004, hace veinte años. Esto ha permitido la simplificación de la votación, tomando en cuenta que una sola casilla puede atender hasta a 12,000 electores por día. Gracias a estas máquinas, una vez finaliza la votación, el conteo se realiza con rapidez.

¿Y no hay protestas por fraudes o irregularidades? Como en todo el mundo, incluyendo Estados Unidos. Todavía se escucha el eco de Trump calificando de fraudulentas las últimas elecciones en esa nación. Pero las autoridades electorales de la India han elaborado diferentes tipos de precaución para que no se presenten en las mesas de votaciones problemas que impidan el ejercicio del voto o puedan dar lugar a suspicacias. Esto, a pesar de que la cantidad de días que conlleva el proceso electoral siempre ha dado pie para crear rumores y desinformaciones en un país tan vasto, con tantas ciudades atestadas de gente. Aun así, en cada elección es mayor la cantidad de indios o hindúes que participan del torneo con entusiasmo y amparados en la seguridad que brindan su policía electoral, las autoridades del proceso y las leyes creadas para dichos fines.

De todas las elecciones que se han desarrollado, se desarrollan o se desarrollarán en 2024 –la última de estas contiendas ciudadanas es la de Estados Unidos–, la de la India es la más original, la más complicada, la más costosa y la de mayor duración.

En los días en que esta edición de Global esté circulando, estará por completarse el proceso eleccionario de la India, con sus dos candidatos principales: el actual primer ministro, Narendra Modi, de la Alianza Democrática Nacional, y Mallikarjun Kharge, de la Alianza Inclusiva para el Desarrollo Nacional de la India. Hay otros seis partidos minoritarios: Partido Popular Indio, Congreso Nacional Indio, Partido Comunista de la India, Partido de la Sociedad Mayoritaria, Partido Popular Nacional y Partido del Hombre Común. Algunos de estos partidos han realizado alianzas con los dos principales y otros se han unido a sus iguales emergentes.

(Anotación: la Real Academia de la Lengua sugiere el gentilicio «indio, india» para nombrar a los habitantes de la India. Por décadas fueron llamados «hindúes», que es una acepción estrictamente religiosa. La RAE acepta este último uso siempre y cuando no produzca riesgo de confusión con la religión hindú).


Deja un Comentario

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00