Revista GLOBAL

[custom_translate_tts_widget]

Autor: Sully Sa­neaux es co­lum­nis­ta en un se­ma­na­rio de Con­nec­ti­cut y oca­sio­nalmen­te en el pe­rió­di­co Hoy. Es ade­más traductor de li­bros con lar­gos años de ejer­ci­cio. Ha tra­ba­ja­do co­mo pro­fe­sor de Cien­cias So­cia­les en es­cue­las se­cun­darias de San­to Do­min­go y Nue­va York y tam­bién de español en el Mercy College. Es­tu­dió Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la uni­ver­si­dad de Nue­va York.  

La Unión Eu­ro­pea no es só­lo pa­ra Eu­ro­pa. En es­tos tiem­pos su pro­yec­ción tras­cien­de sus fron­te­ras na­tu­ra­les y cons­ti­tu­ye, pa­ra mu­chos, un po­lo de es­ta­bi­li­dad, de­mo­cra­cia y pros­pe­ri­dad, al mis­mo tiem­po que se ha con­ver­ti­do en mo­de­lo pa­ra la coo­pe­ración. Am­plia­da ya a 25 paí­ses, de­sem­pe­ña un pa­pel pro­ta­gó­ni­co de pri­mer or­den. De Eu­ro­pa se es­pe­ra, por ejem­plo, una sos­te­nida de­fen­sa del prin­ci­pio de re­so­lu­ción de con­flic­tos me­dian­te la crea­ción de ba­ses más jus­tas de in­ter­cam­bio y dis­tri­bu­ción de las ri­que­zas de nues­tro pla­ne­ta. Y tam­bién se es­pe­ra, en fin, un só­li­do ejer­ci­cio de so­li­da­ri­dad ha­cia los paí­ses del mun­do en de­sarro­llo. Pe­ro, ¿es la Unión Eu­ro­pea un nue­vo po­lo de po­der? Eu­ro­pea, 72 E n los tiem­pos mo­der­nos quien pri­me­ro plan­teó la idea de una Eu­ro­pa uni­da fue un fran­cés, Ma­xi­mi­liano de Bet­hu­ne, Du­que de Sully, ami­go y co­la­bo­ra­dor de En­ri­que IV de Fran­cia en el si­glo XVII. Na­tu­ral­men­te, hoy no tie­ne mu­cho sen­ti­do re­mon­tar­se a tan añe­jos tiem­pos pa­ra es­tu­diar y co­no­cer so­bre esa rea­li­dad de nues­tros días. Ca­bría fi­jar la idea in­te­gra­cio­nis­ta eu­ro­pea en los es­fuer­zos más re­cien­tes de un no­ble aus­tro-hún­garo, el con­de Ri­chard Cou­den­ho­ve-Ke­ler­gi, quien, en los años 20, lan­zó una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da Pan-Eu­ro­pa, “inspi­ra­da tan­to por la de­vas­ta­ción que ha­bía pro­vo­ca­do la Gran Gue­rra (I Gue­rra Mun­dial), co­mo por la emer­gen­cia de un po­de­ro­so Es­ta­dos Uni­dos y una ame­na­zan­te Unión So­vié­ti­ca”1 . Has­ta el mis­mo Chur­chill, en un emo­ti­vo dis­cur­so pro­nuncia­do en Sui­za en 1946, lla­mó a la crea­ción de unos “Es­tados Uni­dos de Eu­ro­pa”2 . Con al­gu­nas de esas tem­pra­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes pu­do ha­ber ocu­rri­do que no pa­sa­ran de ser ex­cen­tri­ci­da­des, pe­ro co­mo la idea de Eu­ro­pa co­menzó po­co des­pués a to­mar fuer­za, hoy se les re­co­no­ce el mé­ri­to de ha­ber si­do ex­pre­sa­das. Pa­ra los prag­má­ti­cos, de lo que se tra­tó, co­mo siem­pre ha si­do, fue de re­ci­bir aque­llas ideas, son­reír con­des­cen­dientes an­te las mis­mas y te­ner el cui­da­do de ar­chi­var­las en un lu­gar de don­de se les pu­die­ra re­cu­pe­rar con fa­ci­li­dad. Na­die pue­de ima­gi­nar­se que un Schu­man (fran­cés) o un Ade­nauer (ale­mán), pro­ge­ni­to­res del pri­mer acuer­do eu­ropeo des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, hu­bie­sen des­cu­bier­to de re­pen­te las vir­tu­des de la uni­dad en­tre paí­ses. Pe­ro en to­do ca­so, no te­nían por qué atri­buir mé­ri­tos a quie­nes, ex­tem­po­rá­nea­men­te, ha­bían te­ni­do ideas que po­co después ha­rían so­las su ca­mi­no. En cier­ta for­ma, dos ele­mentos ex­ter­nos con­tri­bu­ye­ron a la con­for­ma­ción de la pri­me­ra par­te de lo que es hoy la Unión Eu­ro­pea. Am­bos son de muy re­cien­te fac­tu­ra y de­mues­tran que el pro­ce­so de uni­fi­ca­ción eu­ro­pea ha si­do no­ta­ble­men­te rá­pido. El pri­me­ro fue el Plan Marshall 3 , que ve­nía acom­pa­ña­do de res­tric­cio­nes se­gún las cua­les “los paí­ses re­cep­to­res de la ayu­da de­bían ac­tuar uni­dos y pre­sen­tar un pro­gra­ma co­mún de re­cu­pe­ra­ción”4 , aun­que tal con­di­cio­nan­te se en­fren­ta­ra a la ge­ne­ra­li­za­da des­con­fian­za que pre­va­le­cía en un con­ti­nente de­vas­ta­do por una re­cien­te gue­rra. Fran­cia, par­ti­cu­lar­men­te, que por su con­di­ción de po­der al­ter­na­ti­vo fren­te a Ale­ma­nia ha­bía pa­ga­do his­tó­ri­ca­mente un al­to pre­cio, no po­día mi­rar con bue­nos ojos lo que con­si­de­ra­ba era una ma­nio­bra nor­tea­me­ri­ca­na pa­ra quitar­se cuan­to an­tes de en­ci­ma, el far­do de su con­si­de­ra­ble ayu­da ma­te­rial. No de­ja­ban de ser cier­tas esas apre­cia­ciones, pe­ro tam­bién lo eran las que apun­ta­ban a que Es­ta­dos Uni­dos no es­ta­ba en dis­po­si­ción de te­ner que in­vo­lu­crar­se de nue­vo en otro con­flic­to con­ti­nen­tal eu­ro­peo. La me­jor ma­ne­ra de evi­tar­lo era crean­do las ba­ses de coo­pe­ra­ción en­tre los prin­ci­pa­les paí­ses del área, aque­llos con ma­yor vo­ca­ción de con­fron­ta­ción y que, de al­gu­na ma­ne­ra, forma­ban par­te del área de in­fluen­cia nor­tea­me­ri­ca­na (léa­se, Fran­cia y Ale­ma­nia). Por lo de­más, so­bre las rui­nas de la des­trui­da Eu­ro­pa se inicia­ba un com­ba­te de ti­ta­nes en­tre co­mu­nis­tas y fuer­zas que le eran ad­ver­sas (so­cial­de­mó­cra­tas, so­cial­cris­tia­nos) y de­trás de esas fuer­zas, Es­ta­dos Uni­dos y su re­suel­ta opo­si­ción a que los co­mu­nis­tas se hi­cie­ran con el po­der en al­gún país de una Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal “que se mo­ría de ham­bre y al borde de la de­sin­te­gra­ción y la re­vo­lu­ción so­cial”5 . A ello se agre­ga­ba el he­cho de que pa­ra los nor­tea­meri­ca­nos siem­pre se­ría más útil dis­po­ner de una Ale­ma­nia pre­via­men­te de­rro­ta­da y lue­go re­cu­pe­ra­da co­mo prin­ci­pal Schu­man fue au­tor del plan de unificación de la industria europea del car­bón y acero. Mujer celebra la integración de Albania a la Unión Europea. par­te­nai­re eu­ro­peo, que una Fran­cia que en me­dio de la gue­rra (y fue­ra de ella) siem­pre de­mos­tra­ría ser un so­cio exi­gen­te y que de to­das for­mas era par­te de la coa­li­ción triun­fan­te en la II Gue­rra Mun­dial. Char­les de Gau­lle, pa­dre de la V Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, hé­roe de la vic­to­ria con­tra el fas­cis­mo y eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do, do­tó al pro­yec­to de un sua­ve ma­tiz an­ti-nor­tea­me­ri­ca­no, el que des­de en­ton­ces se­ría sig­no dis­tin­ti­vo de la UE. De cualquier ma­ne­ra, en sus al­bo­res, cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo te­nía más po­der que el dó­lar nor­tea­me­ri­ca­no, la in­te­gra­ción eu­ro­pea era de in­te­rés es­tra­té­gi­co pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pues su exis­ten­cia re­sul­ta­ba in­dis­pen­sa­ble en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad fren­te a los po­de­res emer­gi­dos de la de­rro­ta del fas­cis­mo. Lue­go de de­sa­pa­re­ci­do el cam­po so­cia­lis­ta, la Unión Eu­ro­pea es­ta­ba lla­ma­da a se­guir de­sem­pe­ñan­do ese rol; y, con al­ti­ba­jos, lo ha cum­pli­do. Pe­ro los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, en cier­ta for­ma mo­di­fi­can ese es­que­ma. No por­que im­pli­que cues­tio­nar las prio­ri­da­des que se de­ri­van de la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo o de la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro sí en cuan­to a una to­ma de con­cien­cia eu­ro­pea: el pa­pel de simple su­bor­di­na­do de Es­ta­dos Uni­dos en lo que se re­fie­re a la de­fen­sa co­mún co­mien­za a ser muy cos­to­so. La se­gun­da in­fluen­cia se de­ri­va­ba de esa pro­fun­da des­confian­za de Fran­cia an­te la ven­ci­da Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, a los ojos de la coa­li­ción an­glo-ame­ri­ca­na, una vez ter­mi­na­da la “gue­rra ca­lien­te”, ha­bía que de­di­car­se a otra co­sa, cómo prepa­rar­se pa­ra la Gue­rra Fría que se ave­ci­na­ba. Y co­mo el as­cen­dien­te de esos dos paí­ses re­sul­ta­ba de­ter­mi­nan­te en la Eu­ro­pa de pos­gue­rra, a los de­más no les que­da­ba más re­me­dio que adap­tar­se o ais­lar­se. En ese con­tex­to, los fran­ce­ses, pa­ra no ver­se de­ma­sia­do ex­puestos an­te el pre­vi­si­ble re­na­cer de la muy bien do­ta­da Alema­nia, die­ron cur­so al pri­mer gran pa­so in­te­gra­cio­nis­ta, lla­ma­do “Plan Schu­man”*, me­dian­te el cual se uni­fi­ca­ba la in­dus­tria eu­ro­pea del car­bón y el ace­ro. Ese pro­gra­ma, que con­cer­nía so­bre to­do a Fran­cia y Ale­ma­nia, en­tró en vi­gor en agos­to de 1952 y su mé­ri­to ma­yor, des­de el punto de vis­ta de los pro­mo­to­res, era que ser­vía co­mo me­dio de con­trol de cual­quier nue­va des­via­ción re­van­chis­ta de la rein­ci­den­te Ale­ma­nia. Ade­más, si Fran­cia to­ma­ba la de­lan­te­ra en esos apres­tos, con­fir­ma­ba un li­de­raz­go que por el mo­men­to, ni si­quie­ra los nor­tea­me­ri­ca­nos, al ca­lor de la pos­gue­rra, es­ta­ban en con­di­cio­nes de re­ga­tear­le. De ahí en ade­lan­te, con la na­tu­ral re­sis­ten­cia de un en­tor­no mar­ca­do por la Gue­rra Fría, to­mó fuer­za un pro­yec­to que de­sem­bo­ca­ría en la Unión Eu­ro­pea que co­no­cemos, lla­ma­da a ser un es­pa­cio de li­ber­tad, se­gu­ri­dad y jus­ti­cia y que es­tá cons­ti­tui­da ya por 25 paí­ses. 

¿Unión de es­ta­dos o unión de pue­blos? 

Aho­ra bien, co­mo di­ce Fe­li­pe Gon­zá­lez, “ni es­tá­ba­mos an­tes, ni es­ta­mos aho­ra tra­tan­do de crear los ‘Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa’. No se tra­ta de una con­fe­de­ra­ción. Ni si­quie­ra se pa­re­ce, ni re­mo­ta­men­te, a un es­ta­do uni­ta­rio… Fi­nal­men­te, lo que he­mos de­ci­di­do es que la Unión Eu­ro­pea es una unión de pue­blos”6 . Esa de­fi­ni­ción del ex pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, tra­tan­do de ser más sus­tan­cial que an­te­rio­res enun­cia­dos, evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des ema­na­das de tra­tar de ha­cer coin­ci­dir va­ria­dos ob­je­ti­vos, vo­lun­ta­des y rit­mos di­sí­mi­les, re­cu­rrien­do a mé­to­dos iné­di­tos. En efec­to, el na­ci­mien­to, de­sa­rro­llo y ex­ten­sión de la Unión Eu­ro­pea, pa­ra in­cluir, co­mo ya lo hi­zo re­cien­te­men­te, a 10 nue­vos miem­bros, en­tre los cua­les se en­cuentran paí­ses de la an­ti­gua ór­bi­ta so­vié­ti­ca, “sig­ni­fi­ca la uni­fi­ca­ción del con­ti­nen­te por vía pa­ci­fi­ca por pri­mera vez en su his­to­ria”7 . Ese pro­ce­so uni­fi­ca­dor es­ta­ba, por su­pues­to, muy in­fluen­cia­do por la ocu­rren­cia de dos gue­rras mundia­les en me­nos de me­dio si­glo. De ma­ne­ra que po­ner fin a esa es­ca­la­da era el pri­mer ob­je­ti­vo. Pe­ro Eu­ro­pa no po­día vi­vir per­ma­nen­te­men­te te­mien­do al es­pec­tro de las gue­rras, es­pe­ran­do que és­tas no se pro­du­je­ran úni­ca­men­te por la bue­na vo­lun­tad ge­ne­ral, sin que in­ter­vi­nie­ra un pro­ce­so que crea­ra las con­di­cio­nes pa­ra una paz per­ma­nen­te. Así, “elevar los ni­ve­les de vi­da y ace­le­rar el pro­gre­so téc­nico, abo­lir las ba­rre­ras co­mer­cia­les­…ha­cer un es­fuerzo pa­ra ayu­dar a las re­gio­nes me­nos de­sa­rro­lla­das, tan­to en Eu­ro­pa co­mo en el res­to del mun­do…y es­ta­ble­cer ins­ti­tu­cio­nes que cons­ti­tu­yan la ba­se de la uni­dad eu­ro­pea”8 , se con­vir­tie­ron en la ba­se de esa con­quis­ta de la paz. El con­tex­to era igual­men­te el de pre­vi­sión de conflic­tos, ta­rea fa­ci­li­ta­da por la ac­ti­tud “res­pon­sa­ble” de los gran­des cen­tros de de­ci­sión**. La lu­cha por abrir nue­vos mer­ca­dos era res­pe­tuo­sa de los es­pa­cios ajenos y, en to­do ca­so, de­pen­día de la bue­na vo­lun­tad po­lí­ti­ca de quie­nes, a tra­vés de la geo­po­lí­ti­ca, ejercían el con­trol real (in­clui­das po­ten­cias in­ter­me­dias co­mo Fran­cia y Gran Bre­ta­ña). 

De­li­ca­das re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos 

Des­de la de­sa­pa­ri­ción “ge­ne­ral y com­ple­ta” -y por el mo­mento per­ma­nen­te- del mun­do bi­po­lar es co­mún en mu­chas per­so­nas la ten­ta­ción de pen­sar que la Unión Eu­ro­pea exis­te pa­ra ser con­tra­pues­ta a Es­ta­dos Uni­dos. Tal per­cep­ción no es más que con­fir­ma­da a la luz de la in­ter­ven­ción an­gloa­meri­ca­na en Irak y la re­sis­ten­cia a la mis­ma que, den­tro y fue­ra de la ONU, ejer­cie­ra el nú­cleo cen­tral eu­ro­peo. Sin ha­blar ya de la te­naz y di­vi­si­va re­sis­ten­cia de Eu­ro­pa a otras ac­cio­nes que res­pon­dían a ini­cia­ti­vas nor­tea­me­ri­ca­nas mo­ti­va­das por sus par­ti­cu­la­res in­te­re­ses de se­gu­ri­dad na­cio­nal, que sin du­da, du­ran­te el pe­río­do que se ini­ció con el fin de la II Guerra Mun­dial, coin­ci­día con los de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Pe­ro la rea­li­dad es que Eu­ro­pa no era, ni es, un fren­te ho­mo­gé­neo cuan­do de las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos se tra­ta. Así, las di­fe­ren­tes y a ve­ces con­tra­dic­to­rias res­pues­tas a las dos gran­des cri­sis in­ter­na­cio­na­les de los años 90 -la Gue­rra del Gol­fo y Yu­gos­la­via- “hi­zo aun más di­fí­cil pa­ra los eu­ro­peos po­ner­se de acuer­do so­bre una es­truc­tu­ra de se­gu­ri­dad in­depen­dien­te de Es­ta­dos Uni­dos”9 . La se­gun­da Gue­rra del Golfo con­tri­bu­yó a con­fir­mar, por un la­do, las di­fe­ren­cias en­tre los pro­pios eu­ro­peos, y las que tie­nen mu­chos de ellos con Es­ta­dos Uni­dos en los te­mas de se­gu­ri­dad y de­fen­sa. Pe­ro, co­mo siem­pre, a la ho­ra de los gran­des de­sa­fíos que sí afec­tan los in­te­re­ses de to­dos, eu­ro­peos y nor­tea­me­ri­canos si­guen sin­to­ni­za­dos en la mis­ma fre­cuen­cia (es el ca­so hoy, de la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo). Sin em­bar­go, aun­que ha­ya acuer­do en­tre los nor­tea­me­ri­ca­nos y las prin­ci­pa­les po­ten­cias eu­ro­peas en la iden­ti­fi­ca­ción de las prio­ri­da­des, si­guen per­sis­tien­do las di­fe­ren­cias en cuan­to a las ma­ne­ras de en­frentar­los y na­da in­di­ca en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble que ese es­que­ma cam­bie sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. A la par de las es­pe­ran­zas que ge­ne­ra en vas­tos seg­mentos del pla­ne­ta el sur­gi­mien­to de ese po­co pro­ba­ble po­lo Sesión del Parlamento Europeo en su sede de Estrasburgo. con­tra­rio a al­go, pa­ra mu­chos eu­ro­peos no son ob­vios los be­ne­fi­cios que se pue­den de­ri­var de una am­plia­ción ad infinitum de las es­truc­tu­ras co­mu­ni­ta­rias. En efec­to, “rei­na el es­cep­ti­cis­mo acer­ca del ni­vel de pre­pa­ra­ción pa­ra membre­sía de mu­chos de los paí­ses que aca­ban de in­gre­sar y hay ner­vio­sis­mo so­bre los cos­tos de la am­plia­ción y la ca­pa­ci­dad de la Unión a ope­rar en esas con­di­cio­nes”10. La ac­ti­tud di­si­den­te ha­cia los cen­tros vi­si­bles del po­der dentro de la UE con la que en­tran en esa es­truc­tu­ra los an­tiguos paí­ses del blo­que so­vié­ti­co, en abier­to li­nea­mien­to con Es­ta­dos Uni­dos, só­lo in­cre­men­ta ese ma­les­tar, por­que en fin de cuen­tas, pro americanos o no, los eu­ro­peos en ge­ne­ral siem­pre han con­si­de­ra­do que su es­ti­lo de ha­cer las co­sas es más so­fis­ti­ca­do que el de los pri­mos allen­de el Atlán­ti­co. Con re­la­ción a Es­ta­dos Uni­dos, a la luz del con­ven­ci­mien­to de que pa­ra lo­grar una Unión Eu­ro­pea real­men­te efec­ti­va, es ne­ce­sa­rio con­tar con más que un man­to de pros­pe­ri­dad que cu­bra a la Eu­ro­pa pri­ma­ria (es de­cir a los 15 pri­me­ros miembros), no tie­ne sen­ti­do des­car­gar la cul­pa de los obs­tá­cu­los en­con­tra­dos, úni­ca­men­te a la va­ria­ble rus­ti­ci­dad de Es­ta­dos Uni­dos (es me­nor con los de­mó­cra­tas). En efec­to, no es que los fun­cio­na­rios nor­tea­me­ri­ca­nos ten­gan po­ca fa­mi­lia­ri­dad con las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, co­mo a me­nu­do su­gie­ren es­pe­cia­lis­tas eu­ro­peos cons­terna­dos an­te la apa­ren­te ig­no­ran­cia de sus pa­res del otro la­do del Atlán­ti­co. Es que, por el con­tra­rio, es­tán bien conscien­tes de las de­bi­li­da­des in­ter­nas eu­ro­peas y ex­plo­tan ese co­no­ci­mien­to a su fa­vor. “Los nor­tea­me­ri­ca­nos creen, con cier­ta jus­ti­fi­ca­ción, que la Unión Eu­ro­pea no pue­de es­pe­rar ser to­ma­da muy en se­rio co­mo una en­ti­dad po­lí­tica en la me­di­da en que son tan es­ca­sos los re­sul­ta­dos de sus es­fuer­zos en po­lí­ti­ca ex­te­rior”11. A fin de cuen­tas, co­mo, pe­se a la in­du­da­ble co­mu­ni­dad de in­te­re­ses en­tre am­bas par­tes, ca­da uno tie­ne los su­yos pro­pios, los nor­tea­me­ri­ca­nos ac­túan en con­se­cuen­cia, a ries­go de que la Unión Eu­ro­pea se vea afec­ta­da. En rea­lidad, si es un ob­je­ti­vo de­cla­ra­do de la Unión Eu­ro­pea el de con­ver­tir­se, ade­más de un po­der eco­nó­mi­co, que ya lo es, en una po­ten­cia po­lí­ti­ca, no pa­sa su con­su­ma­ción ne­ce­saria­men­te por el en­fren­ta­mien­to con la om­ni­po­ten­cia de Es­ta­dos Uni­dos. No ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro a la ho­ra pre­sen­te y en ge­neral, ¿tie­ne la Unión Eu­ro­pea los re­cur­sos pa­ra evi­tar­lo? La ad­mi­nis­tra­ción Bush es pro­ba­ble­men­te “la que me­nos res­pal­do ha ofre­ci­do a la in­te­gra­ción eu­ro­pea, des­de que ese pro­ce­so se ini­ció, en los años 50”12 y las po­si­bi­li­da­des que tie­ne de re­pe­tir en el go­bier­no de Es­ta­dos Uni­dos ha­cen más agu­da la pers­pec­ti­va de con­fron­ta­ción en el fu­tu­ro cer­ca­no, da­das las has­ta aho­ra in­sal­va­bles di­fe­rencias no só­lo so­bre Irak, si­no tam­bién so­bre el con­flic­to pa­les­ti­no-is­rae­lí, el Acuer­do de Kyo­to so­bre Cam­bio Climá­ti­co, la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal y so­bre el pa­pel de la ONU. Pe­ro in­clu­so la even­tua­li­dad de que el can­di­da­to de­mó­cra­ta ga­ne las pró­xi­mas elec­cio­nes (2 de no­viem­bre) no ga­ran­ti­za que las ten­sio­nes va­yan a de­sa­pa­re­cer au­tomá­ti­ca­men­te. En cual­quier cir­cuns­tan­cia, en pun­tos con­flic­ti­vos co­mo el de la ocu­pa­ción del Irak, no hay ma­yo­res di­fe­ren­cias en­tre el can­di­da­to re­pu­bli­ca­no y el de­mó­cra­ta. Es más, si la Presi­den­cia de Bush, por el re­cha­zo que ge­ne­ra, le per­mi­te a los eu­ro­peos man­te­ner sus dis­tan­cias fren­te a Was­hing­ton, Reichstag alemán, en Berlín. 76 una vic­to­ria de­mó­cra­ta les obli­ga­ría a re­vi­sar su po­si­ción, ya que és­te les plan­tea­ría la ne­ce­si­dad de co­la­bo­rar en la es­ta­bi­li­za­ción del Irak, al­go que a los eu­ro­peos no pa­re­ce in­te­re­sar­les mu­cho, ni si­quie­ra a los más “atlan­tis­tas” de ellos, en­gan­cha­dos en ese pro­ble­má­ti­co ca­rro, por oportu­nis­mo más que por con­vic­ción (qui­zás el es­pa­ñol Az­nar cuan­do le to­có y el ita­lia­no Ber­lus­co­ni com­pro­me­tie­ran a sus paí­ses por afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca y de per­so­na­li­dad con el ac­tual man­da­ta­rio nor­tea­me­ri­ca­no). 

Conflictos 

Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de quien go­bier­ne en la Ca­sa Blan­ca, el for­ta­le­ci­mien­to de la Unión Eu­ro­pea se tra­du­ce en con­flic­tos con sus alia­dos, ya que la per­cep­ción de mu­chos nor­tea­me­ri­ca­nos es que, “eco­nó­mi­ca­men­te, una Unión Eu­ro­pea fuer­te, pro­du­ce una ba­ja en la par­te del mer­ca­do que le to­ca a Es­ta­dos Uni­dos, tan­to en la pro­pia Eu­ro­pa co­mo en el Ter­cer Mun­do…aun­que el in­ter­cam­bio co­mer­cial tra­sa­tlán­ti­co y las in­ver­sio­nes si­guen flo­re­ciendo”13. Y eso pe­se a que las evi­den­cias in­di­can que la im­portan­cia de ese co­mer­cio eu­ro­peo, por ejem­plo con Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, no tie­ne por qué “qui­tar­le el sue­ño a Was­hing­ton”. En efec­to, co­mo se­ña­la Ro­ber­to Do­mín­guez Ri­ve­ra con re­la­ción a Amé­ri­ca La­ti­na, aun­que las po­si­bi­lida­des de co­mer­cio, in­ver­sión y coo­pe­ra­ción al de­sa­rro­llo pro­ve­nien­tes de la UE ha­yan me­jo­ra­do, “en al­gu­nos ca­sos se han re­gis­tra­do re­tro­ce­sos re­la­ti­vos” 14. “El nue­vo es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal ‘pos­bi­po­lar’ ha si­do de­fi­ni­do por Jo­seph Nye, co­mo un ta­ble­ro de aje­drez tri­di­men­sio­nal que com­pren­de un mun­do uni­po­lar en lo mi­li­tar, tri­po­lar en lo eco­nó­mi­co y mul­ti­po­lar en el cam­po de las re­la­cio­nes trans­na­cio­na­les”15 . Por la vas­te­dad de su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, a la Unión Eu­ro­pea le co­rres­pon­de fi­jar po­lí­ti­cas pre­ci­sas fren­te a las dis­tin­tas re­gio­nes del mun­do, in­clui­das -pe­ro no úni­ca­men­te- Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. Con es­te úl­ti­mo país tie­ne la UE una res­pon­sa­bi­li­dad en tér­mi­nos de no pro­vo­car sus­cep­ti­bi­li­da­des, ya que Ru­sia no só­lo es­tá en Eu­ro­pa, si­no que en su mo­men­to, cuan­do to­da­vía era la URSS, fue el ad­ver­sa­rio más po­de­ro­so que ha­ya te­ni­do ese pro­yec­to uni­fi­ca­dor. El he­cho de que la URSS ha­ya de­sa­pa­re­ci­do no arre­gla ne­ce­sa­ria­men­te las co­sas, pues la sus­cep­ti­bi­li­dad ru­sa es ma­yor da­da su uni­ver­sal­men­te acep­ta­da con­ver­sión de po­ten­cia de pri­mer or­den a país de im­por­tan­cia me­dia­na. Por el mo­men­to, la Unión Eu­ro­pea evi­ta pro­vo­car al “oso ru­so”, no plan­tean­do a es­te país nin­gún es­ta­tu­to den­tro de la UE, ni tam­po­co ten­tan­do a nin­gu­na de las re­pú­bli­cas de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, aso­cia­das -de bue­na o ma­la ga­na- a Ru­sia, con la pers­pec­ti­va de ser acep­ta­das en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble den­tro de al­gu­nos de los va­ria­dos ins­trumen­tos aso­cia­ti­vos crea­dos por la ins­ti­tu­ción pa­ra po­der bre­gar con tan­ta va­rie­dad. Aun­que pa­ra quie­nes se atre­ven a so­ñar con una Eu­ro­pa úni­ca, en to­da su ex­ten­sión, la in­te­gra­ción de Ru­sia y su área de in­fluen­cia sig­ni­fi­ca­rían el fi­nal de la de­pen­den­cia eu­ro­pea de im­por­tan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les, la sa­lu­da­ble neu­tra­li­za­ción de cual­quier even­tual ame­na­za mi­li­tar y “el in­con­men­su­ra­ble for­ta­le­ci­mien­to de la Unión Eu­ro­pea a la ho­ra de ne­go­ciar con otros blo­ques”16. En­tién­da­se Es­tados Uni­dos. Así co­mo en los si­glos XV y si­guien­tes, Amé­ri­ca fue te­rre­no de con­fron­ta­ción en­tre las po­ten­cias del mo­men­to, to­das eu­ro­peas, el si­glo XXI sir­ve de mar­co a otras con­fron­ta­ciones, de otro ti­po, pe­ro en el mis­mo es­ce­na­rio, “pe­ro aún si no exis­tie­ra una ri­va­li­dad eco­nó­mi­ca en­tre blo­ques, los in­te­re­ses es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos en la re­gión si­guen sien­do en­con­tra­dos”17. Aun­que en tér­mi­nos de mer­ca­do, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa son los más ape­te­ci­dos y am­bos blo­ques ya ocu­pan el te­rre­no, cual­quier otro mer­ca­do me­re­ce la pe­na de ser pe­lea­do. Es el ca­so de Amé­ri­ca La­tina y el Ca­ri­be. Por eso, “la preo­cu­pa­ción es­ta­dou­ni­den­se por no per­der te­rre­no en su tra­di­cio­nal área de in­fluen­cia, alen­tó la pro­pues­ta de crear un Área de Li­bre Co­mer­cio de las Amé­ri­cas (AL­CA), que a ima­gen y se­me­jan­za del TL­CAN ((Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te), pre­serva­ra los in­te­re­ses es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro que a la vez lle­na­ra las ex­pec­ta­ti­vas de ALC, por lo me­nos lo su­fi­cien­te pa­ra que la re­gión per­die­ra el in­te­rés por los arre­glos ex­tra­con­ti­nenta­les que se en­con­tra­ban de­trás de la nue­va re­la­ción con Eu­ro­pa”18. Los da­tos in­di­can que, des­de el pri­mer año, “el TL­CAN tu­vo con­se­cuen­cias im­por­tan­tes pa­ra Eu­ro­pa, pues sus ex­por­ta­ciones a Mé­xi­co ca­ye­ron un 42.39%”19, lo que se co­rres­pon­de con lo apun­ta­do por Do­mín­guez Ri­ve­ra. Una nue­va re­la­ción en­tre ALC y la UE po­día sig­ni­fi­car un au­men­to de las in­ver­siones y los flu­jos co­mer­cia­les en­tre las dos re­gio­nes, “ade­más de un con­tra­pe­so po­lí­ti­co a la in­fluen­cia es­ta­dou­ni­den­se en ALC”20; pe­ro eso es­tá to­da­vía por ver­se. Aun­que las ci­fras no con­fir­men sus apre­hen­sio­nes, al compe­ti­dor nor­tea­me­ri­ca­no le in­quie­tan los avan­ces eu­ro­peos en su tra­di­cio­nal área de in­fluen­cia, pe­ro las cir­cuns­tan­cias de hoy no per­mi­ten apli­car en sen­ti­do es­tric­to una nue­va ver­sión de la Doc­tri­na de Mon­roe. Esas con­fron­ta­cio­nes “amis­to­sas” sig­ni­fi­can, por otro la­do, un im­por­tan­te im­pul­so a la au­toes­ti­ma eu­ro­pea, ge­ne­ral­men­te va­pu­lea­da por la om­ni­pre­sen­cia nor­tea­me­ri­ca­na en prác­ti­ca­men­te to­dos los te­rre­nos (in­clu­yen­do el cul­tu­ral). Es­ta cla­se de di­ver­gen­cias (las di­fe­ren­cias de in­te­re­ses geoes­tra­té­gi­cos en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la UE) “ha alen­tado una cre­cien­te in­de­pen­den­cia eu­ro­pea fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, que se ha ex­pre­sa­do en la fal­ta de apo­yo al em­bargo pe­tro­le­ro es­ta­dou­ni­den­se so­bre Irak, en la ini­cia­ti­va eu­ro­pea en el sen­ti­do de que aque­llos paí­ses de­seo­sos de per­te­ne­cer a la OTAN de­ban de unir­se pri­me­ro a la UE y en la con­de­na (aun­que mo­des­ta) ha­cia la ley Helms-Burton***”.21 El acer­ca­mien­to UE-Amé­ri­ca La­ti­na ha ve­ni­do te­nien­do ex­pre­sio­nes, aun­que li­mi­ta­das, pe­se a la an­ti­pa­tía con que Es­ta­dos Uni­dos ob­ser­va es­te mu­tuo co­que­teo a sus ex­pensas y los es­fuer­zos que ha­ce la gran po­ten­cia, pro­vis­ta de su in­men­so po­der por res­tar­le mé­ri­tos con­cre­tos. Pe­ro esa hos­ti­li­dad no ha im­pe­di­do la apa­ri­ción de un nue­vo es­pacio po­lí­ti­co que in­vo­lu­cra a eu­ro­peos y gru­pos re­gio­na­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos y “a tra­vés de las Cum­bres Ibe­roa­me­ri­canas (inau­gu­ra­das en 1991) y de la más re­cien­te Cum­bre Unión Eu­ro­pea-Amé­ri­ca la­ti­na y el Ca­ri­be (1999)22. Eso no sig­ni­fi­ca que se de­bi­li­te la pre­pon­de­ran­cia nor­tea­me­ri­cana, pe­ro es­ta­ble­ce un ma­yor equi­li­brio pa­ra los so­cios del nue­vo con­tex­to mul­ti­po­lar. 

El fu­tu­ro.

En 1991, los 12 paí­ses que en­ton­ces com­po­nían el Con­se­jo de Eu­ro­pa, apro­ba­ron el Tra­ta­do de Maas­tricht, que en­tró en vi­gor en 1993 y que es­ta­ble­ció las ba­ses ope­ra­ti­vas ha­cía la to­tal in­te­gra­ción. Es­tas de­cían, en pri­mer lu­gar, que tres pi­la­res de­be­rían sos­te­ner esa in­te­gra­ción: la co­mu­ni­dad eco­nó­mi­ca, una po­lí­ti­ca ex­te­rior y de se­gu­ri­dad co­mún, y la uni­fi­ca­ción de las cues­tio­nes de Jus­ti­cia. Igual­men­te, una ciu­da­da­nía co­mún, una mo­ne­da úni­ca, el en­san­cha­mien­to de la com­pe­ten­cia de la UE a áreas tra­di­cio­nal­men­te de ma­ne­jo in­ter­no de los es­ta­dos (po­lí­ti­ca so­cial y mo­ne­ta­ria), et­cé­te­ra. Aun­que paí­ses co­mo Di­na­mar­ca y el Rei­no Uni­do han si­do re­nuen­tes a ce­der pre­rro­ga­ti­vas so­be­ra­nas y el en­tu­sias­mo eu­ro­peo por la pers­pec­ti­va uni­ta­ria no ha si­do tan gran­de co­mo se es­pe­ra­ba a es­ta al­tu­ra del si­glo XXI, va­rias de las más im­por­tan­tes me­tas que plan­teó Maas­tricht es­tán en vías de apli­ca­ción. No sin di­fi­cul­ta­des, por su­pues­to, ya que si­gue pe­san­do enor­me­men­te el fac­tor na­cio­nal, in­clu­so si ya exis­te una ciu­da­da­nía eu­ro­pea to­da­vía es­gri­mi­da con cier­ta ti­mi­dez. En su apli­ca­ción, el Tra­ta­do so­bre la Unión tie­ne pun­tos re­la­ti­va­men­te fuer­tes, pe­ro igual­men­te dé­bi­les. Cuan­do se tra­ta de la re­gu­la­ción del mer­ca­do in­ter­no, aun­que ha si­do bas­tan­te exi­to­sa en lo que se re­fie­re a la eli­mi­na­ción de ba­rre­ras aran­ce­la­rias, lo ha si­do me­nos en cuan­to al li­bre mo­vi­mien­to de per­so­nas (Acuer­do Schen­gen), que no ha al­can­za­do los ni­ve­les de ex­ce­len­cia de la li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes y ca­pi­ta­les. Ste­fan Frö­lich con­si­de­ra que “esa es una de las áreas en las cua­les los lí­mi­tes de la in­te­gra­ción no son cla­ros ni es­ta­bles”23 . La po­lí­ti­ca so­cial eu­ro­pea se ha vis­to li­mi­ta­da por la fuer­te re­sis­ten­cia de los mo­de­los lo­ca­les de se­gu­ri­dad so­cial. Fernán­dez Gar­cía sos­tie­ne que “las áreas más tra­di­cio­na­les de la po­lí­ti­ca so­cial (co­mo vi­vien­da y se­gu­ri­dad so­cial), si­guen sien­do com­pe­ten­cia de los es­ta­dos miem­bros”24. La in­ter­ven­ción de los or­ga­nis­mos su­pra­na­cio­na­les tiende a ga­ran­ti­zar el li­bre mo­vi­mien­to de ma­no de obra, pa­ra así fa­ci­li­tar la li­bre cir­cu­la­ción del tra­ba­jo. Pe­ro por el mo­men­to, el pro­yec­to de una “Eu­ro­pa so­cial” no ha si­do del to­do exi­to­so. Una vez ge­ne­ra­li­za­da esa Eu­ro­pa, se­gún Frö­lich, en­tre otras co­sas, “su pues­ta en prác­ti­ca des­po­ja­rá a los es­tados miem­bros me­nos fa­vo­re­ci­dos, de sus prin­ci­pa­les ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas”25. En efec­to, los es­tán­da­res a im­po­ner son aque­llos que ga­ran­ti­cen a Eu­ro­pa me­jo­res con­di­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, par­ti­cu­lar­men­te fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, no ne­ce­sa­riamen­te de me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los pa­rientes más po­bres, lo que se­ría un re­sul­ta­do “co­la­te­ral”. De to­das ma­ne­ras, uno de los prin­ci­pios rec­to­res de­trás de la crea­ción de la Unión Eu­ro­pea, es el de ga­ran­ti­zar paz y es­ta­bi­li­dad me­dian­te la in­ter­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y el pro­gre­so de sus pue­blos. Eu­ro­pa es esen­cial­men­te hoy tie­rra de paz y coo­pe­ra­ción y las pro­pias vi­ven­cias gue­rreras del con­ti­nen­te crea­ron las con­di­cio­nes pa­ra que los eu­ro­peos de­sa­rro­lla­ran una cul­tu­ra de re­nuen­cia a tra­du­cir en tér­mi­nos mi­li­ta­res su de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co. Esa es una ex­ce­len­te pre­mi­sa con vo­ca­ción de ejem­plo. Pe­ro, en nues­tros días, una vez ago­ta­do pa­ra los eu­ro­peos el apa­ci­ble pe­río­do en­tre el 1950 y el 2000, los nue­vos de­sa­fíos les obli­gan a re­vi­sar los es­que­mas tra­di­cio­na­les en cuan­to a la se­gu­ri­dad y la de­fen­sa. Ese pro­pó­si­to, sin em­bar­go, cho­ca con las sus­cep­ti­bi­li­da­des na­cio­na­les, pues de he­cho, nin­gu­no de los paí­ses más im­por­tan­tes de la UE acep­ta­ría en es­tos mo­men­tos su­bor­di­nar su po­lí­ti­ca de de­fen­sa a una ins­ti­tu­ción su­pra­na­cio­nal en la que, por lo de­más, coe­xis­ten “atlan­tis­tas” y “eu­ro­peís­tas”. Se­ría im­pen­sa­ble que Fran­cia, por ejem­plo, de­ja­ra su se­gu­ri­dad en ma­nos de ge­ne­ra­les bri­tá­ni­cos, con­si­dera­dos por los ga­los co­mo una sim­ple ex­ten­sión, por no de­cir “quin­ta co­lum­na” de Es­ta­dos Uni­dos en Eu­ro­pa. Has­ta el mo­men­to, la OTAN ha ser­vi­do de mar­co co­mún de de­fen­sa, ex­cep­to pa­ra los paí­ses miem­bros de la UE de acen­dra­do neu­tra­lis­mo co­mo Aus­tria, Di­na­mar­ca, Finlan­dia e Ir­lan­da. Sin em­bar­go, una vez la ri­va­li­dad en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa pa­sa del es­ta­dio de la “emu­la­ción fra­ter­nal” a la abier­ta com­pe­ten­cia por mer­ca­dos y a las di­fe­ren­cias de tra­ta­mien­to de pro­ble­mas co­mu­nes, pa­ra los eu­ro­peos se con­vier­te en ne­ce­si­dad vi­tal crear sus pro­pios me­ca­nis­mos de de­fen­sa, lo más in­de­pen­dien­tes po­si­ble de la OTAN. Esa de­ci­sión, no es que ha­ya en­con­tra­do una fran­ca “compren­sión” de par­te de los nor­tea­me­ri­ca­nos, más con­ven­cidos que nun­ca de su rol de li­de­raz­go en la de­fen­sa co­mún de Oc­ci­den­te; pe­ro ha ter­mi­na­do por im­po­ner­se. En to­do ca­so, Eu­ro­pa con­ci­be su po­lí­ti­ca de de­fen­sa en un mar­co de pre­ven­ción de con­flic­tos, no de pro­vo­ca­ción, lo que im­pli­ca una di­fe­ren­cia con­si­de­ra­ble con lo que hoy es­tá en vi­gor en Was­hing­ton. ˆ Pe­ro al fi­nal, lo que les une pe­sa más que lo que les se­para. La uni­dad de Eu­ro­pa es to­da­vía un “sue­ño en cur­so” pa­ra eu­ro­peos y eu­ro­peas. Pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción sin re­fe­ren­cias con­cre­tas con el pa­sa­do que ter­mi­nó ha­ce 59 años qui­zás las ven­ta­jas no sean tan ob­vias. A fin de cuentas vi­vir en paz y en pros­pe­ri­dad, por re­la­ti­va que sea, se les an­to­ja co­mo el re­sul­ta­do na­tu­ral de las co­sas. Pe­ro en lo que se re­fie­re a su his­to­ria, el sal­to des­de las he­ca­tom­bes bé­li­cas a lo que es hoy Eu­ro­pa, es enor­me. Pa­ra los de­más, es­pe­cial­men­te Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, “el mo­de­lo eu­ropeo ofre­ce(…) re­fe­ren­cias im­por­tan­tes, co­men­zan­do con la im­por­tan­cia del com­pro­mi­so en apo­yo a la aven­tu­ra de la in­te­gra­ción en­tre paí­ses so­be­ra­nos”26. Fi­nal­men­te, la UE de­sem­pe­ña un pa­pel pro­ta­gó­ni­co de pri­mer or­den, en el for­ta­le­ci­mien­to de es­truc­tu­ras in­ter­na­cio­na­les co­mo la ONU, ins­tru­men­to no in­fa­li­ble, pe­ro el úni­co con que se cuen­ta pa­ra in­ten­tar nor­mar las re­la­cio­nes en­tre los es­ta­dos. De Eu­ro­pa se es­pe­ra, aun­que no so­lo de ella, una sos­te­ni­da de­fen­sa del prin­ci­pio de que los con­flic­tos no se re­suel­ven re­cu­rrien­do en pri­me­ra ins­tan­cia a la fuer­za, si­no me­dian­te la crea­ción de ba­ses más jus­tas de in­ter­cambio y dis­tri­bu­ción de las ri­que­zas de nues­tro pla­ne­ta, lo que en de­fi­ni­ti­va es la me­jor vía pa­ra evi­tar­los. De ella se es­pe­ra, en fin, un só­li­do ejer­ci­cio de so­li­da­ri­dad ha­cia los paí­ses del mun­do en de­sa­rro­llo, no so­la­men­te me­dian­te el re­cur­so de las do­na­cio­nes o el per­dón de deu­das, si­no a tra­vés de una con­ti­nua­da pro­mo­ción de ayu­da al de­sa­rro­llo.


Leave a Comment

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00