Revista GLOBAL

Nuevas miradas a la televisión

by María Eugenia Mosquera
111 views

Se puede hablar de televisión privada o gubernamental, de entretenimiento o cultural-educativa, regional o nacional, o se puede ir más allá; porque en los últimos años las nuevas tecnologías, la sociedad del conocimiento, nos han empujado hacia una nueva categorización: la televisión del conocimiento. El modelo venezolano de televisión abierta Vale TV se inscribe en la nueva categoría denominada televisión del conocimiento. En Vale TV en tendemos la televisión del conocimiento como aquella que colabora de manera informal con la educación formal, que construye y transmite una programación cultural de entretenimiento, plural, apta para todas las edades, para todos los públicos y niveles socioeconómicos, en un país no habituado a una oferta como la nuestra. Se trata de hacer atractivo y útil el conocimiento, de atender y articularnos con la sociedad.

Un canal de televisión inclusivo, plural, multiétnico, humanista, una combinación de contenidos y estéticas clásicas y alternativas, con una filosofía integral de responsabilidad social que se sostiene en un 60% mediante publicidad institucional con función social: pantalla corporativa. En Vale TV aprovechamos la comprobada fuerza de la televisión, las nuevas tecnologías, el conocimiento, la información y el desafío de la responsabilidad social y empresarial para crear un canal de conocimiento con cohesión social.

Nuevas pautas

La evolución de la sociedad y el momento histórico que nos toca vivir imponen nuevas pautas en los modelos de administración social, intermediación y comunicación. Somos protagonistas de una revolución tecnológica y del conocimiento. Transitamos en un mundo en el que parecen imponerse nuevos valores y formas de violencia. Bajo estos esquemas deben crearse nuevas categorizaciones en los medios, fundamentalmente en la televisión, que respondan lógicamente a esta época, a este momento histórico, a esta generación.

Hoy en día la cohesión social, la inclusión, la pluralidad constituyen un desafío para aquellos países que quieren alcanzar mejores niveles de desarrollo; desarrollo con énfasis en las personas, para elevar su calidad de vida, lograr su sostenibilidad y democratizar las tecnologías en un mundo cada vez más dinámico y globalizado.

En una sociedad que habla permanentemente de responsabilidad, en la cual parece introducirse una nueva manera de ver y hacer negocios con responsabilidad social y empresarial, es lógico pensar que un canal de televisión que se defi ne como una televisión del conocimiento debe tener y atender a una filosofía integral de responsabilidad: cómo programar, cómo producir, cómo interactuar con el otro, cómo colaborar con el entorno, cómo hacer atractivos sus contenidos y enamorar al televidente, siempre manteniendo un alto nivel en sus contenidos y en sus formas estéticas, pero, además, cómo vivir de comerciales socialmente responsables.

De esta manera vinculamos y aprovechamos la comprobada fuerza de la televisión, la tecnología actual, el conocimiento, la información y el desafío de la responsabili dad social y empresarial para crear un canal del conocimiento que atiende a la audiencia.

Se puede hablar de televisión privada o gubernamental, de entretenimiento o cultural –educativa, regional o nacional–, o se puede ir más allá, porque en los últimos años las nuevas tecnologías, la sociedad del conocimiento, nos han empujado hacia una nueva categorización: La televisión del conocimiento, cuyas claves paso a compartir con los lectores a partir de mi experiencia como fundadora de Vale TV, Canal 5. En esta nueva categoría podemos inscribir el modelo de televisión abierta creado en Venezuela hace nueve años.

Vale TV ha logrado demostrar que el conocimiento y la audiencia no están divorciados, como tampoco lo están la televisión del conocimiento y la autogestión. Al margen de las fronteras, de las diferencias culturales y de las condiciones particulares de cada país y de cada individuo, todas las personas anhelan vivir mejor y sentirse incluidas en un ambiente plural. En este sentido, un canal cultural y educativo, dedicado al conocimiento, puede ser un factor importante en cada país, en la región, para lograr una mayor inclusión social.

La misión de un canal del conocimiento, de una asociación sin fines de lucro y en vías de autogestión como Vale TV, debe estar orientada hacia la permanente exploración y difusión de la diversidad cultural en su más amplia acepción. Un canal del conocimiento debe asumir este compromiso de abrir al público una ventana al saber. Una ventana para ver y reflexionar sobre historia, arte, ciencia, geografía y tecnología, contenidos que responden a nociones de pensamiento, búsqueda de información y tendencias universales contemporáneas que nos permiten ser mejores ciudadanos.

Vale TV encontró en el formato documental su mejor aliado para cumplir esta misión. El documental posee la particularidad de transmitir informaciones y conocimientos a diferentes públicos por igual, a través de la creación de atmósferas que muestran la realidad y nos acercan a otras miradas. Vale TV ha sido el primer canal de televisión en señal abierta de Venezuela en difundir sólo documentales y ese es nuestro sello de identidad. El sentido de pertenencia, la cohesión de grupo, es el adn corporativo que nos integra como equipo, da coherencia y genera un lenguaje común que se percibe en pantalla.

Balance

Un canal de televisión, al igual que cualquier empresa que se considere exitosa, debe ser un balance perfecto entre lo creativo y lo administrativo; entre estos dos aspectos debe haber un equilibrio estricto y coherente. Es vital que la gente sueñe, que se divierta haciendo televisión para que ello se refleje en la pantalla. La televisión hoy en día apuesta por equipos pequeños y multidisciplinarios. En el caso de Vale TV nos hemos atrevido a contratar gente muy joven (17-20 años), lo cual nos ha permitido formar varias generaciones de profesionales y funcionar como una escuela de televisión.

En la televisión del conocimiento es fundamental la pluralidad a la hora de programar, de producir, así como hacer más atractiva la oferta cultural, con programas de contenidos interesantes y formas estéticas actuales. Algunos teóricos ortodoxos difieren cuando afirmo que la función de la televisión abierta no es la de educar, en el sentido estricto de la palabra; mi experiencia indica que por lo general las personas no se sientan delante de la televisión con la intención de educarse, pero sí es posible trasmitir cultura y educación informalmente, siempre y cuando la oferta sea atractiva, entretenida y útil en diversos ámbitos de la vida. Prueba de ello es el contacto permanente vía telefónica entre la audiencia y las gerencias del canal.

En Vale TV entendemos la televisión del conocimiento como aquella que colabora de manera informal con la educación formal, que construye y transmite una programación cultural de entretenimiento, plural, apta para todas las edades, para todos los públicos y niveles socioeconómicos, en un país no habituado a una oferta como la nuestra. Se trata de hacer atractivo y útil el conocimiento, de atender y vincularnos con la sociedad.

Hemos diseñado y cedido en alianza espacios a las universidades, centros de cultura y otras ins tituciones, basados en la confianza, metas comunes y complementariedad, lo que nos permite una mayor articulación con el sistema escolar formal e informal, que los profesores y estudiantes utilicen de manera expedita los contenidos de la televisión con fines educativos y en general que la audiencia pueda utilizar nuestros programas en otros ámbitos de su vida. Así entendemos la sociedad del conocimiento.

Si bien es preciso fomentar la formación crítica de los televidentes, utilizando la comprobada fuerza de la televisión, para la reflexión, el análisis y la transmisión de valores, al abrir una ventana al conocimiento; también es cierto que la televisión en señal abierta es fundamentalmente un medio de entretenimiento y que por su alcance masivo deben tener en cuenta los tipos de audiencias, las demandas y necesidades del público, en fin, situarse en una realidad, en el contexto social, económico y educativo de cada nación.

Público mixto

Vale TV se dirige a un público mixto, que presenta un abanico de las diferentes generaciones y capas sociales, con amplitud de contenidos. En el caso de los niños y niñas, quienes asimilan contenidos permanentemente, adquieren valores y conforman actitudes a través de ciertos programas de televisión, nuestra experiencia dice que los documentales son más efectivos si el maestro o el padre comparte con ellos, para ayudarlos a integrase mejor a un mundo plural. Para los televidentes somos una biblioteca audiovisual. Logramos acercar el género documental a la gente, y lo consolidamos como un instrumento para mostrar realidades.

La televisión del conocimiento también debe medirse con instrumentos propios de la televisión comercial. Queríamos corroborar si ciertamente llegábamos a los estratos socioeconómicos C, D y E, por ello, consultamos empresas de medición como agB, cuyos resultados científicos hoy en día son el insumo que nuestras gerencias utilizan para diseñar estrategias de producción, programación y mercadeo con el objetivo común de ofrecer al televidente lo que presumimos éste espera de un canal del conocimiento. Según esta empresa, nuestra audiencia se concentra en un 91% en los sectores D y E de la población.

No es casual que nuestra mayor audiencia esté en los sectores de la población menos favorecidos económicamente, aquellos que no tienen acceso a los sistemas de televisión por suscripción, que no pueden viajar, que tienen menos oportunidades de acceso a la cultura; siempre los pensamos como nuestra meta. Era allí donde queríamos incidir, a quienes queríamos motivar a soñar en 1998. Diez años después comprobamos que la gente no rechaza los buenos contenidos, simplemente rechaza que se les recuerden sus carencias educativas, culturales o materiales, de allí la importancia de qué y cómo se programa. El canal es llamado coloquialmente el Discovery de los pobres.

Nuestros esfuerzos derivaron en un proyecto concreto: la pantalla, que muestra lo que es Vale TV; una imagen limpia, minimalista, una combinación de lo moderno y lo clásico, de lo joven y lo adulto; un balance de estilos, porque la audiencia del país en su mayoría (65%) es menor de 30 años. Representan una época, una estética, una generación. Hemos tratado de que nuestros documentales, adquiridos o producidos en casa, sean accesibles, frescos, actuales, con un discurso cultural no excluyente, una pantalla sin distinciones.

Una vez que desarrollamos un esquema de programación sólido, centrado en todas las áreas del conocimiento, comenzamos a producir documentales y micro-documentales que nos permiten mostrar imágenes de Venezuela y la región. Estas breves cápsulas, introducidas a manera de promoción, nos permitieron progresivamente engranar la programación, trasmitir mensajes de contenido social y ganar audiencia, atendiendo a una filosofía integral de responsabilidad social.

La marca Vale TV se posicionó progresivamente en el mercado de la televisión en Venezuela como una opción; televidentes y patrocinantes saben qué encontrarán en la pantalla de nuestro canal, entienden que nos permitimos hacer por ellos una selección de los mejores documentales de las más importantes casas productoras del mundo, sobre todas las áreas del conocimiento, y que producimos y difundimos piezas de publicidad institucional con función social, lo que nos ha convertido en una productora de televisión y en un medio de exhibición.

Somos el único medio institucional de comunicación audiovisual que estimula el ejercicio de la ciudadanía, al abrir áreas para la divulgación de mensajes de beneficio social. Esto nos convierte en el vehículo perfecto para aquellos anunciantes que requieren transmitir mensajes educativos, culturales y sociales.

Identificamos necesidades en los sectores empresariales y gubernamentales que realizan actividades comunitarias o de responsabilidad social, con la finalidad de captar su atención y enfocar su participación en el área institucional. Planteamos una novedosa propuesta de participación publicitaria institucional que se diferencia de las ofertas convencionales que los medios de comunicación comerciales ofrecen.

La concesión de Vale TV pertenece a la Iglesia Católica, con una estructura jurídica y una directiva independiente. El canal no recibe fondos públicos; su financiación es mixta: mecenazgo y publicidad institucional, esta última centrada, como ya he mencionado, en mensajes de responsabilidad social o patrocinio de nuestra programación. En tal sentido, Vale TV se define como un canal mixto: 40% del actual presupuesto proviene de mecenas, las cadenas comerciales de televisión privadas más importantes del país: Venevisión, Televen y rcTv, y el 60% restante del presupuesto proviene de publicidad institucional de orientación social.

El canal de televisión cuenta con su propio esquema o plan de mercadeo y realiza una pre-venta institucional anual, en la que presenta a sus potenciales patrocinadores un video y plan institucional que muestra la oferta televisiva del siguiente año, con la premisa: Cultura y educación, su mejor inversión. Asimismo, Vale TV anuncia semanalmente su programación en los principales medios impresos del país, así como promociona sus estrenos y lanzamientos.

Innovamos en el mercado de la televisión comercial con lo que hemos denominado “pantalla corporativa”; es decir, microdocumentales que nos permiten captar la inversión publicitaria institucional en donde la empresa y el canal cumplen una función social al divulgar la labor comunitaria y social de las empresas públicas y privadas; le ofrecemos al televidente la oportunidad de conocer qué hacen las ong del país en diferentes áreas y también servimos como un canal de tránsito y consulta, en permanente innovación.

Sólo ahora, después de 10 años, el quehacer televisivo me ha llevado a pensar y repensar cómo definir mi experiencia en televisión que hoy en día se traduce en un nuevo modelo de televisión del conocimiento, una propuesta diferente que logró posicionarse como una alternativa cultural y de entretenimiento en el mercado comercial de la televisión de Venezuela y en una alternativa para difundir comerciales de responsabilidad social, una experiencia fácilmente reproducible en la región.


Leave a Comment

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00