Revista GLOBAL

[custom_translate_tts_widget]

La República Dominicana construye una arquitectura robusta para incrementar la resiliencia climática

by Ernesto Reyna Alcántara
330 views

El cambio climático representa para la República Dominicana un reto de primer orden debido a las vulnerabilidades de nuestro país ante este fenómeno. Para hacerle frente se requiere la participación de toda la institucionalidad (pública, privada y organizaciones de la sociedad civil) y de la ciudadanía en general. Desde la conformación del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL), en 2008, como órgano rector bajo las directrices de la Presidencia de la República, nos hemos centrado en el diseño de una sólida zapata que sostenga el conjunto de acciones nacionales para combatirlo. La vulnerabilidad que presenta la República Dominicana ante los impactos negativos del cambio climático ha impulsado a la oficialidad pública a trabajar en la creación de un diseño de resiliencia y de adaptación. Con el objetivo de articular y aunar esfuerzos desde las diferentes instituciones que integran los sectores de desarrollo del país para hacer frente a un fenómeno que es considerado entre los más complejos que desafían a la humanidad en el siglo XXI, se promulgó el decreto número 60108 con que se estructuró el Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL).

La incidencia de la actividad humana en el cambio climático ha quedado suficientemente documentada en los informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, IPCC). En el Quinto Informe de Evaluación (Fifth Assessment Report, 5AR), el más reciente preparado por esa comunidad científica, no queda duda de que «el calentamiento en el sistema climático es inequívoco» y que desde la década de 1950 «muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado». Esos impactos obligan a los países en desarrollo a adaptarse a los cambios observados y documentados. La República Dominicana es el decimoprimer país con mayores vulnerabilidades respecto al cambio climático, según las variables utilizadas por el Índice de Riesgo Climático Global 2016, de German Watch.

En el Plan de Adaptación Nacional para el Cambio Climático en la República Dominicana 20152030 (PANCC RD), se plantea que nuestro país, por su ubicación y sus características geográficas, topográficas y orográficas, presenta una elevada exposición a fenómenos naturales, los que confluyen con factores sociales, económicos y demográficos, exacerbando las condiciones de riesgo y produciendo de manera reiterada situaciones de emergencia y desastres de diferente envergadura. A modo de ejemplo de esa creciente exposición, el documento citado refiere cómo el crecimiento de la población y los cambios en los patrones demográficos y económicos han favorecido una urbanización descontrolada, lo que, en forma conjunta con la pobreza generalizada, ha forzado a grandes grupos de población a vivir en áreas propensas al desastre.

Es importante señalar también que la República Dominicana comparte la isla con el país más pobre de América y que está sometida a fuertes corrientes migratorias que también presionan sobre el medioambiente, principalmente la foresta. En el documento acerca del futuro del clima en el país, titulado «Simulación de escenarios climáticos», se concluye que las temperaturas mínimas podrán aumentar entre 1° C y hasta 3° C hacia 2050 y alcanzar valores de cambio entre 2° C y hasta 6° C hacia el 2070, y que las temperaturas máximas tendrán un incremento más marcado y podrán aumentar de entre 2° C y 3° C hacia el 2050 y de 3° C a 5° C hacia el 2070. Respecto a las precipitaciones, concluye que las condiciones de precipitación total anual hacia el 2050 podrán disminuir un 15% en todo el territorio nacional, agravándose la disminución a valores de 17% hacia el 2070, respecto al promedio de la línea base 1950 2000; que las regiones del sur y oeste del país serán las más afectadas por la disminución en las precipitaciones hacia el 2050 y 2070, mientras que las regiones este y norte podrían inclusive mostrar hasta pequeños cambios positivos, y que la precipitación total mensual en temporada de secas podrá disminuir drásticamente hacia el 2050 y 2070. Además, se indica que el inicio de la temporada de lluvias en mayo y junio podría presentar un aumento súbito en la lluvia total L Hacer del cambio climático un tema prioritario 78 acumulada tanto hacia 2050 y 2070. Un aumento en la temperatura y un cambio en los regímenes de lluvia tendrán serias repercusiones en la agropecuaria, en la salud y en los hábitats. Estructura para el trabajo El objetivo estratégico del CNCCMDL en la presente gestión de gobierno es hacer del cambio climático un tema prioritario dentro de la agenda de desarrollo sostenible del país, a través de la integración estratégica de la mitigación y la adaptación al fenómeno dentro de las políticas y de los programas de inversión del sector público (a nivel central y municipal) y también del sector privado. Esto equivale a tener una agenda de transversalidad que debe ser asumida como una política del Gobierno y del Estado dominicano y no solo como una política unisectorial.

En ese tenor, la fortaleza de la arquitectura con la que el país procura hacer frente al cambio climático se inicia con la estructura interinstitucional del órgano rector del tema: el CNCCMDL, que está presidido por el presidente de la República e integrado por los Ministerios de Relaciones Exteriores (MIREX), de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Agricultura, de Hacienda, de Industria y Comercio (MIC) y de Salud Pública. También lo conforman el Banco Central de la República Dominicana, la Comisión Nacional de Energía (CNE), la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET), la Superintendencia de Electricidad (SIE), la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA), la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), las empresas privadas generadoras de electricidad, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) y representantes de organizaciones de la sociedad civil. Esa estructura deja evidenciada la comprensión de que el cambio climático, provocado por el sistema de producción de los países industrializados, es un tema de desarrollo económico, social y ambiental, puesto que afecta la agropecuaria, los recursos hídricos, el ambiente, la salud, etc., y que para hacerle frente deben trabajar de manera mancomunada todos los sectores de la vida nacional: público, privado y sociedad civil.

En los países en desarrollo abogamos porque una mayor cantidad de recursos se destine a la adaptación a los impactos de este fenómeno. En ese sentido, fue un gran logro que en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, adoptado en diciembre de 2015, por primera vez se acordara fortalecer la habilidad de los países para hacer frente a los impactos climáticos, incluyendo una meta global cualitativa en adaptación, que consiste en aumentar la capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático, lo que será monitoreado a través de los reportes de avances y barreras para la adaptación que deberán presentar los países de manera periódica. Otra fortaleza de la arquitectura dominicana para enfrentar el cambio climático está en su jerarquía constitucional. La Constitución Política de 2010, en su artículo 194, declara como «prioridad del Estado la formulación y ejecución, mediante ley, de un plan de ordenamiento territorial que asegure el uso eficiente y sostenible de los recursos naturales de la Nación, acorde con la necesidad de adaptación al cambio climático». Asimismo, la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, en su cuarto eje estratégico, procura «Una sociedad con cultura de producción y consumo sostenible, que gestiona con equidad y eficacia los riesgos y la protección del medio ambiente y los recursos naturales y promueve una adecuada adaptación al cambio climático». Y recientemente, mediante el decreto número 26915, se estableció la política nacional de cambio climático, que fue la meta presidencial institucional prioritaria contenida en el Plan Nacional Plurianual del Sector Público (PNPSP) correspondiente al período 2013-2016. Esta política sienta las bases para la elaboración de una estrategia nacional de cambio climático de largo plazo que dé continuidad al proceso de articulación de las acciones pertinentes con medidas concretas y efectivas y con la participación de los actores sociales.

Agenda climática institucional El CNCCMDL tiene entre sus prioridades proseguir el impulso del trabajo coordinado con los diferentes sectores de la vida nacional y que el país tenga una Ley Nacional de Cambio Climático que establezca los márgenes regulatorios para 80 manejar efectivamente los impactos del cambio climático en nuestro territorio nacional y el impacto de nuestro desarrollo en el clima global, así como trazar estrategias de desarrollo estrechamente apegadas a la adaptación al cambio climático y a la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). También tiene la de implementar la contribución nacional prevista y determinada (Intended Nationally Determined Contribution, INDC), de la República Dominicana en los sectores de economía, agricultura, cambio de uso de suelo, silvicultura y forestal y residuos. Mediante la INDC el país ratificó su compromiso de reducción de emisiones de GEI en un 25% para 2030, una meta que hemos condicionado a que recibamos un apoyo favorable y a que se viabilicen los mecanismos de financiamiento climático y se corrijan las fallas de los mecanismos de mercado existentes. Asimismo, forma parte de nuestra agenda la conformación y/o consolidación de alianzas interinstitucionales. En este sentido, hemos firmado acuerdos de colaboración con la Fundación Popular, para desarrollar proyectos e iniciativas con perspectiva nacional y regional; con la Fundación Reservas del País, con el propósito de formar en los temas de cambio climático a personal de más de 40,000 micros y pequeñas empresas que reciben financiamiento de esta fundación; con el Cabildo de Santiago y el Consejo de Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), para desarrollar, promover e impulsar una gestión integral de residuos sólidos compatible con el cambio climático; con el Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI), para trabajar de manera coordinada en propuestas para la capacitación y gestión de recursos con miras a la protección de cuencas y humedales y la disminución de la vulnerabilidad frente al cambio climático; con el Grupo Jaragua, para contribuir con la conservación de la biodiversidad de la isla y protegerla de los impactos del cambio climático; y con la Fundación Sur Futuro, para implementar programas de capacitación, desarrollo institucional y formación, a fin de fortalecer las capacidades para enfrentar el fenómeno.

Otros acuerdos los hemos formalizado con el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), para la realización de actividades de formación, capacitación y difusión en torno al cambio climático; con la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), para desarrollar y promover iniciativas educativas, de entrenamiento, conocimiento, participación pública y acceso a la información sobre el cambio climático; con el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM), para la ejecución de un programa de capacitación de docentes; con el Consejo Dominicano del Café (CODOCAFÉ), con la finalidad de enfrentar los impactos del cambio climático en la caficultura dominicana y apoyar su desarrollo sostenible; con la CDEEE, para la realización de acciones de mitigación del cambio climático en los sectores energético y eléctrico nacional; con la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET), para colaborar y aunar esfuerzos para la reducción de los gases de efecto invernadero y la adaptación del país al cambio climático mediante la creación de modelos que puedan predecir los efectos adversos de este; con el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), con miras a su fortalecimiento institucional y a optimizar sus recursos humanos a fin de afrontar los efectos del cambio climático de forma integral; con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la implementación del proyecto denominado «Fomentando capacidades para el cumplimiento del Acuerdo de París sobre Cambio Climático»; y con el Ministerio de Ambiente de la República de Panamá para la realización de una acción Es un tema de desarrollo económico, social y ambiental de mitigación nacionalmente apropiada (NAMA) con enfoque en los sectores de cemento, energía y gestión de residuos.

Próximamente firmaremos sendos convenios con los ministerios de Relaciones Exteriores, de Energía y Minas (MEM) y de Cultura, la Oficina Nacional de Estadística (ONE), el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP), la Liga Municipal Dominicana (LMD), los Cabildos de Santiago y de Jarabacoa, la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland (ADOCEM); la Universidad Agroforestal Fernando Arturo de Meriño (UAFAM), Participación Ciudadana (PC), la Asociación Agrícola y Comunitaria Pedro García Deschamps, de La Vega (ASEINCO), la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU) y la Federación Dominicana de Distritos Municipales (FEDODIM), entre otras instituciones. También seguiremos impulsando en el Congreso de la República la ratificación del Acuerdo de París. Este convenio internacional fue firmado por el Gobierno dominicano el 22 de abril de 2016 en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, y declarado por el Tribunal Constitucional «conforme con la Constitución de la República Dominicana». En la legislatura extraordinaria que se inició el 13 de enero de 2017 y que se extendió durante un mes conforme a la convocatoria del presidente de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez, el Senado aprobó este acuerdo, pero no hubo tiempo para que la Cámara de Diputados lo conociera. Educación y sensibilización República Dominicana cuenta con una «Estrategia nacional para fortalecer los recursos humanos y las habilidades para avanzar hacia un desarrollo verde, con bajas emisiones», preparada en el marco del programa Plataforma de Naciones Unidas de Aprendizaje en Cambio Climático (UN CC: Learn), que implementamos en coordinación con el Ministerio de Educación a través del INAFOCAM. 82 Esa estrategia nos ha permitido implementar acciones de formación, sensibilización y participación del público, y el acceso público a la información sobre cambio climático. Hemos capacitado de manera directa, aproximadamente, a 4,000 maestras y maestros a nivel nacional en los temas de cambio climático, quienes están compartiendo en las aulas los conocimientos adquiridos.

Dicha experiencia, calificada como modelo, está siendo reproducida en los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) mediante un programa regional para mejorar la educación, la capacitación y la sensibilización sobre cambio climático, que se implementa desde la República Dominicana y que lidera el CNCCMDL. También, en coordinación con la Red Ambiental de Universidades Dominicanas (RAUDO), en el marco de este programa se han estado formando docentes universitarios de las Universidad Iberoamericana (UNIBE), INTEC, Universidad Abierta Para Adultos (UAPA), UASD, Universidad Tecnológica del Cibao Oriental (UTECO), Universidad APEC, Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI), Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), Universidad Católica Tecnológica de Barahona (UCATEBA), Universidad Nacional Evangélica (UNEV) y Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Otros proyectos sobre cambio climático Con la coordinación conjunta del CNCCMDL y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se concluyó la Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático (CNCC), que está en fase de imprenta.

Sus productos son el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero 2010, el análisis de la vulnerabilidad y adaptación al cambio climático de la República Dominicana, un estudio de los impactos del cambio climático en la salud humana y, como ya citamos, la simulación de escenarios climáticos futuros para 2050 y 2070 a nivel nacional y regional, con la finalidad de facilitar al país la identificación de las medidas de adaptación en sectores claves de la economía nacional y la actualización del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático.

La TCC fue preparada con personal técnico nacional, por lo que en las instituciones gubernamentales quedó un equipo capacitado para la preparación de posteriores comunicaciones. Otro proyecto que está en fase de implementación es el Plan de Desarrollo Económico Compatible con el Cambio Climático en los sectores de cemento y residuos (ZACK, por su sigla en alemán), que ejecuta el Gobierno dominicano desde el CNCCMDL con fondos de la República Federal de Alemania y la asistencia técnica de la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ). Tiene como propósito reducir emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores referidos mediante la sustitución en el proceso de fabricación de cemento de combustibles fósiles por residuos con alto valor energético, lo que se conoce como coprocesamiento.

Finalmente, en el marco de la iniciativa ZACK, se ofreció apoyo para la formulación del Proyecto de Ley sobre la Gestión Integral de Residuos Sólidos, que se encuentra en la Cámara de Diputados y que representa el inicio de mejoras en la situación de los residuos y en la contaminación de aguas, suelos y costas, y se avanzó en la creación de un sistema de gestión integral de residuos y en una estrategia para la formalización y capacitación de recicladores de base (buzos). Como beneficio de este proyecto está la mejora en la calidad de vida de recicladores y recicladoras mediante su inclusión en las cadenas de suministro de materias primas y combustibles alternativos. Ernesto.


Leave a Comment

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00