Revista GLOBAL

[custom_translate_tts_widget]

Ámbito cultural: El desarrollo musical y la diáspora cultural dominicana

by Bernarda Jorge
300 views

Exposición que contribuye a fundamentar la importancia de que la República Dominicana refuerce y amplíe la inserción de su diáspora cultural —en especial la conformada por consagrados profesionales de la música y talentos musicales emergentes— como política de Estado y programa de acción permanente. 

Para configurar este texto se ha requerido realizar una síntesis de acreditados diagnósticos, reflexiones y renovadas lecturas a diversos textos, junto con documentos y publicaciones institucionales actualizadas del ámbito de la gestión y las políticas culturales. Asimismo, se ha indagado y contactado a representantes de la diáspora musical dominicana, residentes en territorio estadounidense principalmente y en algunas ciudades europeas. Todo ello gracias a la valiosa colaboración de académicos, investigadores, maestros de música e instrumentistas dominicanos de prestigio, quienes aportaron nombres y referencias generales de la diáspora residente en Estados Unidos y Europa. 

Mediante una encuesta aleatoria simple logramos trazar sintéticamente el perfil académico-profesional-docente-artístico de miembros seleccionados de la comunidad académica, profesional y artística de la diáspora. No fue posible el acceso a todos los informantes considerados claves. Por esta razón, en algunos casos, nos remitimos a informaciones contenidas en Internet y diversas redes sociales, así como a nuestros archivos y pasadas investigaciones. 

El resultado obtenido en el muestreo podría considerarse como la contribución o aporte original que podemos hacer al conocimiento de este tema dentro del proceso cultural de la República Dominicana. No obstante, cabe advertir que es necesario ampliar y profundizar el muestreo realizado a la vez que el acercamiento a otros expertos, músicos y productores para validar los primeros resultados obtenidos, reajustarlos, ampliarlos y profundizar en su análisis como aportación a decisiones institucionales. 

En la encuesta aplicamos varias preguntas, que los encuestados debían responder, relativas a cuestiones generales de tipo personal, académico, docente y ocupacional, así como a definir sus líneas de acción actuales. Se les solicitaba también responder a inquietudes relativas a sus vivencias en las dos últimas décadas, entre otras, su visión del posible aporte de la diáspora al desarrollo integral del sector de la música en la República Dominicana. Esto así para insertar sus respuestas en una propuesta de políticas públicas que respondiese a las necesidades prioritarias y las expectativas inherentes al desarrollo cultural en general, y de nuestra música en particular. 

El desarrollo cultural 

En los tiempos que corren, se plantea la cultura no solo como producto sino también como proceso y campo de tensión donde se enfrentan el avance de la mundialización y las persistencias de identidades nacionales seriamente amenazadas, erosionadas o abatidas por la integración electrónica y el mercado. 

En el contexto de la crisis de la economía mundial y su falta de respuesta a las desigualdades sociales, desde fines de la década de los 80 hasta la actualidad, líderes mundiales al igual que organizaciones internacionales e intergubernamentales se han preocupado por sensibilizar y movilizar a la comunidad mundial en torno a la dimensión cultural del desarrollo, destacando que la cultura no solo es animación, difusión y promoción de eventos y de las bellas artes. De esa manera ha ido construyéndose la noción de desarrollo cultural y su conveniencia para el avance integral de las naciones, considerándose el patrimonio cultural como soporte de la identidad, de la protección ambiental, el progreso social y humano, y el desarrollo de las culturas del mundo. 

El avance de la música dominicana, como es de amplio consenso, requiere el mayor apoyo en las áreas de formación, investigación y educación artística, de difusión, animación, promoción y extensión, en la consideración de la pertinencia de la música como ente de desarrollo, necesidad humana esencial y mejoramiento de la calidad de vida de toda sociedad. 

Los flujos migratorios 

Entre las múltiples evidencias del impacto de la globalización, aparecen resaltados los flujos migratorios que provocan que numerosas identidades musicales sobrevivan fuera de sus territorios originales. Han surgido respuestas en muchos países y políticas de apoyo al multiculturalismo, la extensión de los procesos de hibridación de los estilos étnicos y corrientes principales del pop y jazz, de los géneros y estilos populares y bailables, alcanzando también a la música instrumental, sinfónica, de cámara, etc. 

En este contexto, a lo largo de los años 80 y 90 y las dos últimas décadas del presente siglo, la República Dominicana ha sufrido la migración de músicos profesionales y de jóvenes talentos tras la búsqueda de la anhelada formación de nivel superior de la que el país ha sido incapaz de dotarles. Unos y otros buscan al emigrar hacer realidad el sueño de una excitante carrera y gozar de las grandes oportunidades de desarrollo profesional de que disfrutan los países ricos. Por su parte, el Estado dominicano ha sido negligente a la hora de definir políticas de respuesta a las carencias de programas y proyectos que podrían contribuir a paliar el impacto negativo de la emigración de los jóvenes talentos. 

«Una mina de talentos» 

Son posibles, múltiples y vastos los aportes que podría hacer la diáspora musical dominicana si apreciamos el amplio y actualizado, diversificado y multidisciplinario caudal de conocimientos, titulaciones obtenidas en prestigiosas universidades, competencias y experiencias adquiridos en su paso por Estados Unidos, Canadá, España, Bélgica, Austria, China y otros puntos geográficos. Asimismo, las iniciativas que han logrado desplegar aquí y allá, en muchos casos con recursos propios, como los importantes reconocimientos y galardones recibidos por la calidad de sus composiciones y producciones musicales. 

Vale proclamar —junto a Juan (Tony) Guzmán, eminente educador musical, director coral y orquestal dominicano, que ha ejercido su profesión con ejemplar excelencia en el Luther College, de Iowa— que la diáspora musical dominicana es una mina de talentos. A este tenor, a manera de ejemplo, destacamos algunos de los hitos que en materia de formación, diversidad y ejercicios multidisciplinarios han alcanzado la mayoría de nuestros encuestados. En cuanto a certificaciones y diplomaturas abundan las menciones en métodos modernos de enseñanza musical, en pedagogía y teatro musical. Todos los encuestados poseen titulación de grado (licenciatura o Bachelor ́s Degree) en diversas menciones tales como Educación Musical, Composición, Producción Musical, Piano, Flauta, Cello, Performance, entre otras. Abundan igualmente los titulados con maestrías en Dirección Orquestal, Música, Arpa, Educación musical, Performance, Performance Contemporáneo (Global Jazz Concentración), Piano Performance, Composición, Flauta Performance. Asimismo, los doctorados en Etnomusicología, doctorado PhD en Educación Musical, en Artes Musicales, en Piano Performance, en Composición. 

Políticas y acciones 

Muchos de nuestros colaboradores aprecian que algunos cambios introducidos en el sector cultural en las últimas décadas no son necesariamente de desarrollo, sino más bien de reorganización administrativo-docente. No perciben avances significativos en la formación musical de la población del interior del país, particularmente de los pueblos pequeños, y lamentan que persista la concentración del avance cultural en la capital dominicana. Consideran que la producción de música popular es la que recibe la mayor atencion de todos los sectores de la sociedad dominicana en estos momentos y que no se perciben iniciativas relevantes de parte del sector oficial para el fomento de la formación musical en todos los niveles y modalidades. 

Reconocen que algunas instituciones del sector privado y la sociedad civil han tratado de continuar programas y proyectos académicos de extensión y apreciación musical efectivos impulsados en administraciones anteriores, pero que ha primado la discontinuidad de buenas prácticas, la falta de decisiones relevantes, de mayores incentivos y apoyo para el fomento del sector académico y la música clásica. En cuanto a la producción musical, en sentido general, declaran que en la actualidad, sin ninguna duda, la que recibe mayor atencion y apoyo es la de música popular. 

La aspiracion es desplegar en el horizonte musical dominicano un proyecto de carácter político-cultural-educacional enfocado en la sostenibilidad y accesibilidad de un sistema de desarrollo musical integral, apuntalado por los recursos intelectuales y académicos locales de la diáspora y los recursos financieros del sector público y privado y la cooperación internacional. Los cambios de desarrollo integral que se persiguen deben ser el resultado de una visión a largo plazo y de un compromiso de cambio estructural. De otra manera no podremos brindar a nuestro talento futuro las herramientas necesarias para crecer y desarrollarse. Hay consenso en que con planificación y apoyo se pueden reunir los de la diáspora, no tanto para eventos ocasionales, sino en el orden curricular y de programas de estudios, cuyos resultados inspiren la creación de una cultura musical de calidad. Cada ciudadano dominicano tiene derecho a una formación musical de calidad, aun cuando no vaya a dedicarse profesionalmente a la música. Este derecho se hace imprescindible especialmente en la educación de las niñas y los niños. 

En otras palabras, de lo que se trata es de impulsar un plan nacional de desarrollo del campo de la música con la finalidad de asegurar el desarrollo armónico, sustentable e integral de las acciones y las actividades musicales en sus diversos componentes programáticos e instrumentales, los cuales integran las principales líneas de acción en el campo musical y permiten su comprensión y fomento integral. 

La diáspora puede ayudar a hacer realidad este ideal de política cultural, pero es imprescindible contar en la República Dominicana con voluntad política desde las más altas esferas gubernativas y ministeriales. Asimismo, con un personal calificado que coordine, dé seguimiento y continuidad a los esfuerzos y conocimientos que la diáspora puede aportar, en un programa de acciones que comprenda:


– formación de educadores musicales y docentes de la música para todos los niveles y modalidades escolares y especializadas, desde el inicial hasta el superior; 

– entrenamiento profesional en las diversas regiones del país, a través de un esfuerzo coordinado y sostenido de varios años;
– educación a distancia integrando a la diáspora en nuestras instituciones locales; 

– enlace entre las instituciones estadounidenses de música y las dominicanas, aprovechando la membresía de la diáspora en muchas organizaciones y asociaciones musicales; 

– formalización de manera programada del intercambio artístico y pedagógico;
– gestión de acceso a programas de subsidio para el desarrollo musical; 

– promoción de la presencia de la música y los músicos dominicanos en salas de conciertos del exterior;
– actualización de los enfoques de la música en el contexto del mundo. 

Por último, recordar entre los aspectos conceptuales y metodológicos del plan: la perspectiva sistémica para la caracterización de los procesos musicales y la sustentación de una planificación integral, armónica y sostenible; conformar equipos especializados para encabezar y dirigir el proceso; priorizar las estrategias de formación, creación e investigación; y concebir el plan de desarrollo para todos: los músicos, los especialistas y la población dominicana en general.


Leave a Comment

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00