Revista GLOBAL

[custom_translate_tts_widget]

Cómo viven la pandemia los niños y niñas del mundo a través de las pantallas 

by Sandra Cadavid
140 views

En medio de la covid-19, los niños y niñas han tenido que enfrentar grandes cambios y retos en la vida diaria. El estudio «Niños y niñas, COVID-19 y los medios» recopiló las opiniones de 4,322 niños y niñas de 9 a 13 años, de 42 países del mundo, incluyendo la República Dominicana. 

La pandemia de la covid-19, que ha azotado al mundo desde el 2020, ha impactado de diferentes formas a la sociedad y a sus grupos poblacionales, obligándolos a cambiar hábitos, costumbres y actividades. 

La infancia es uno de los grupos de población que ha tenido que modificar drásticamente su vida diaria para sobrevivir a esta crisis. Algunos de los retos que han tenido que enfrentar los menores van desde el cierre de escuelas y colegios, las restricciones para salir de casa, el obligatorio abandono de actividades extracurriculares presenciales, la imposibilidad de compartir con amigos y familiares en el mismo espacio, hasta casos más graves, como el fallecimiento de familiares a causa del virus, las limitaciones económicas por la pérdida del ingreso familiar, tener que permanecer solos en casa sin la compañía de un adulto y el hacinamiento. 

¿Cómo están asumiendo estos cambios los niños y niñas? ¿Tienen la información correcta sobre la enfermedad y su contagio? ¿Cómo los está afectando emocionalmente esta nueva realidad? ¿Qué papel juegan los medios de comunicación en la vida de niños y niñas dentro de la pandemia? 

Estas son algunas de las preguntas que fueron planteadas en el marco de un estudio liderado por el Instituto Internacional Central para la Televisión para jóvenes y la Televisión Educativa, IZI. Los resultados fueron publicados en la revista TELEVIZION, editada anualmente por dicho Instituto ubicado en Múnich (Alemania) y que tiene como objetivo «contribuir a la comprensión del significado cultural de la televisión para los niños y los jóvenes y de las vías de cómo la televisión se inserta en las vidas cotidianas de ellos. Además, el IZI apunta a contribuir al debate sobre la misión de las teletransmisoras públicas y su realización en la actualidad, así como de la responsabilidad social de los medios en general». 

La investigación «Niños y niñas, COVID-19 y los medios» contó con la participación de alrededor de 50 académicos y profesionales de la producción de contenidos infantiles de todo el mundo. La recolección de información fue realizada entre el 31 de marzo y el 23 de abril del 2020 —en el pico más alto del inicio de la pandemia—, con una muestra de 4,322 niños y niñas de 9 a 13 años de 42 países, entre ellos la República Dominicana. 

Qué medios consumen y qué buscan en ellos 

El uso de medios de comunicación durante la pandemia ha aumentado considerablemente entre niños y niñas. Además del uso regular que se tenía antes de la pandemia, después de propagado el virus todo el proceso de enseñanza y aprendizaje formal y no formal se trasladó́ a los medios. Igualmente, el tiempo de ocio y entretenimiento —que ahora es mayor que antes de la pandemia, ya que los niños no pueden salir a clases extracurriculares, pasear, reunirse con amigos y familiares— también se volcó en los medios de comunicación. 

El estudio indagó sobre el uso de los medios de comunicación en el marco de esta crisis, pidiéndole a los encuestados seleccionar los tres principales medios de comunicación que han usado durante esta época, dentro de una lista de 21 opciones. La televisión ocupó el primer lugar de preferencia, con amplia ventaja, con un 47 por ciento, seguida del celular con un 30 por ciento y de YouTube con un 28 por ciento. En cuanto a los grupos de edad incluidos en el estudio, los niños y niñas de 9 años tuvieron una tendencia más alta al consumo de televisión en este periodo, con un 61 por ciento, que los niños y niñas de 13 años, con un 39 por ciento. 

A partir de estos resultados se puede confirmar lo que ya se sabía: los niños y niñas consumen de manera preferencial contenidos audiovisuales, independientemente de la plataforma que usen: el televisor, el celular, la computadora o la tableta, según sus intereses y la capacidad económica de sus familias. Ese uso se diversifica en vista de que, además de videos o programas de televisión, ahora tienen clases virtuales, redes sociales que alimentar y consumir, videojuegos y videollamadas. Todo esto hace que los niños pasen una cantidad bastante elevada de tiempo frente a las pantallas. 

En cuanto a lo que buscan los niños y niñas en los medios durante la pandemia, los encuestados manifestaron en el estudio tres razones principales: cuando están aburridos, con un 86 por ciento; para hablar con amigos sobre sus intereses comunes, con un 84%, y para buscar información y materiales para la escuela, con un 81 por ciento. También informaron otras razones de relevancia, como saber qué está pasando, con un 70%; buscar información, con un 66 por ciento, y para dejar de pensar en lo que está pasando, con un 63%. 

En el estudio se buscó́ constatar la información que tenían los niños y niñas sobre el virus, su origen, síntomas, formas de contagio y medidas para evitarlo. El 97 por ciento de los encuestados respondió correctamente a la pregunta sobre el país en el cual se originó́ la enfermedad, China. Con respecto a los síntomas principales, la mayoría de los niños respondió que la tos, la fiebre y las dificultades respiratorias eran unos de los principales síntomas de la covid-19. Llama la atención que este último síntoma, dificultades respiratorias, no fue elegido de manera homogénea por todos los grupos de niños, sino que fue una respuesta más frecuente en niños de trece años que en los de nueve años. 

Con respecto a las medidas de protección contra la covid-19, se pidió a los encuestados elegir 3 opciones de una lista de 14 medidas, 6 de las cuales eran incorrectas. El 90 por ciento indicó que lavarse las manos era una de las medidas, el 70 por ciento eligió la opción de quedarse en casa, con un 38 por ciento quedó la opción de mantener distancia de otras personas, luego con un 21 por ciento eligieron la opción de cubrirse la boca y la nariz al estornudar. 

Se incluyó también una pregunta orientada a descubrir si podían diferenciar noticias falsas y rumores, de datos y noticias ciertas. Se les ofreció a los encuestados 5 afirmaciones, de las cuales solo una era cierta y las demás eran rumores. Por ejemplo, se les preguntó si el ibuprofeno ayudaba a prevenir la enfermedad, si el ajo podría prevenir infectarse de covid-19, si rociarse con alcohol o cloro podía matar los virus que ya habían ingresado en el cuerpo, y si el coronavirus era propagado por un Gobierno extranjero como arma de destrucción. Los resultados indican que la mayoría de los niños y niñas pudieron identificar las informaciones correctas y las que no lo eran. Las cifras finales muestran que el 34 por ciento respondió correctamente a todas las opciones, el 34 por ciento se equivocó́ en una de las respuestas y el 18 por ciento se equivocó́ en dos. 

Sentimientos alrededor de la pandemia y cómo esto se relaciona con los medios 

Los drásticos cambios que han tenido que asumir los niños y niñas de un momento a otro, sin preparación previa, generan conflictos, miedos y preocupaciones. El estudio indagó este aspecto y encontró que la mayoría manifestó aburrimiento, que extrañaban a los amigos, que estaban estresados y que tenían sentimientos de ansiedad, preocupación y frustración. 

Por otro lado, 6 de cada 10 niños y niñas indicaron que vivían en circunstancias particulares que hacían más compleja la situación. Por ejemplo, 1 de cada 5 niños dijo vivir en un hogar muy ruidoso y pequeño, que sus padres tenían dificultades para conseguir comida o que vivían junto con una persona que pertenecía a un grupo de mayor riesgo frente al virus. También, más de la tercera parte de los encuestados dijeron que veían a sus padres muy preocupados por la situación. Dentro de estos últimos, los mayores porcentajes se encontraron en Brasil, con un 75 por ciento, y en Egipto, con un 68 por ciento; los números más bajos se encontraron en Dinamarca, con un 9 por ciento, y en Austria, también con un 9 por ciento. 

Se les pidió a los niños y niñas indicar qué tan preocupados estaban en una escala de 6 puntos, un poco más de la mitad dijeron sentirse preocupados al menos un poco, con un 52 por ciento; la otra mitad dijo no estar preocupada, con un 48 por ciento; al tiempo que 1 de cada 5 niños y niñas indicaron que estaban muy preocupados, con un 20 por ciento. 

Entre las principales preocupaciones se encontraron las siguientes: que un miembro de la familia se enferme y no poder visitar a los abuelos y otros parientes en mucho tiempo. Además, 6 de cada 10 niños y niñas dijeron estar preocupados de enfermarse de la covid-19, entre estos el mayor porcentaje se encontró en Japón con un 93 por ciento, y después en Taiwán, con un 86 por ciento. Los porcentajes más bajos se encontraron en Austria, con un 35 por ciento, y en Alemania, con un 39%. 

Todas estas preocupaciones, ansiedades, frustraciones y demás sentimientos que han surgido en los niños y niñas por la pandemia pasan a ser alivianados, evadidos o enfrentados, ya sea positiva o negativamente, con los medios de comunicación. Según los resultados del estudio, la mitad de los encuestados usan los medios cuando se sienten tristes, casi 6 de cada 10 los usan cuando se sienten solos y más de un tercio los usan cuando se sienten asustados, 8 de cada 10 se sienten calmados cuando se comunican con sus amigos por redes sociales y algunos informaron que ver YouTube les disminuye el estrés. 

Medios y contenidos para niños y niñas 

Ante la incertidumbre y las preocupaciones generadas por la pandemia, los medios de comunicación son la vía principal para encontrar información que permita conocer el tema, comprenderlo en su justa dimensión y mantenerse informado sobre su evolución. Pero, ¿qué sucede cuando los medios existentes en un país solo tienen como público objetivo a los adultos y no hay disponibles medios o contenidos especializados para niños y niñas? O peor aún: ¿qué sucede cuando esos medios existentes se enfocan en comunicar datos y cifras sin contexto, sin dar definiciones claras de los conceptos y sin una explicación en profundidad? 

De acuerdo con los resultados, casi la mitad de los niños y niñas manifestó que estaban hartos con las noticias sobre el coronavirus y que no querían ver, escuchar o leer nada más sobre el tema. Casi la mitad de los niños y niñas encuestados dijeron que las noticias sobre el virus los asustan, además, 4 de cada 10 encuestados dijeron evitar noticias sobre el tema, porque hacen que sus preocupaciones crezcan. De todos los participantes del estudio, el 65 por ciento indicó que les gustaría que la televisión infantil hablara más sobre el coronavirus. En este punto, los resultados más altos se encontraron en Tanzania, con un 92 por ciento, y en la República Dominicana, con un 89 por ciento. 

Este resultado hace necesario mirar con detenimiento el caso específico de la República Dominicana y preguntarse cuál es la oferta de contenidos para niños y niñas de producción nacional en los medios de comunicación, cuál es su pertinencia para el público objetivo, y qué nivel de calidad conceptual y técnica tiene esa oferta. 

En el país no existe un canal de televisión infantil, o en su defecto una franja horaria de televisión infantil de producción nacional orientada al eduentretenimiento, como es el caso de otros países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Perú, México, Chile, Colombia y El Salvador). 

Algunos de los canales de televisión nacional tienen contenidos infantiles, pero la mayoría son dibujos animados o series extranjeras, orientadas solo al entretenimiento. La producción nacional de programas de televisión para niños y niñas es muy escasa. En la oferta de contenidos para niños de la televisión nacional solo encontramos un programa de producción nacional, orientado a ofrecer a este público contenidos informativos, de conocimiento y entretenimiento. Es el caso del programa Notichicos, que es un noticiero–magazine que se emite por un canal nacional privado, con frecuencia semanal. 

Aunque existe la franja Televisión Educativa, recientemente creada por el Ministerio de Educación, esta no entraría en la categoría de eduentretenimiento, ya que, de acuerdo con su formato, es educación formal curricular, que principalmente se destina a ofrecer clases por televisión. 

Resultados y siguientes pasos 

Es evidente que la televisión es el medio de comunicación de mayor preferencia y consumo por parte de los niños y niñas, en diferentes formatos narrativos, plataformas y dispositivos. Debido a la pandemia, ahora pasan más tiempo frente a las pantallas que antes, porque no las usan solo por entretenimiento o placer, ahora deben hacerlo para tomar las clases, hacer trabajos en grupo, tomar cursos extracurriculares, compartir con amigos y familiares, y conectarse con el mundo. A los medios y las pantallas se ha trasladado gran parte de la vida activa y presencial de los niños y niñas, ya que es la alternativa para seguirlas haciendo sin correr riesgo de contagiarse. 

Las motivaciones que los impulsan a estar frente a las pantallas son muy diversas, las usan para informarse, para compartir con pares, para investigar información, para deberes escolares, para entretenerse, pero también como una forma de escape de las situaciones estresantes, las preocupaciones, el miedo y la ansiedad que les provoca esta crisis y sus consecuencias. 

El consumo de noticias e informaciones sobre la covid-19 de parte de los niños y niñas se ha venido dando, tengan o no un medio de comunicación o contenido diseñado especialmente para ellos. Las noticias en televisión que ven sus padres, lo que encuentran en las redes sociales y lo que buscan en YouTube se han convertido en sus fuentes de conocimiento sobre el tema. De acuerdo con los resultados, han podido desarrollar un nivel de alfabetización mediática que les permite discernir lo cierto de lo que no lo es. Esto es un gran alivio, porque significa que no están totalmente desprotegidos frente a las pantallas, que la experiencia les ha permitido desarrollar un filtro con el cual hacer una selección acertada, en medio del universo de contenidos a los que están accediendo. Lo cual es entendible, si tenemos en cuenta que el nivel de exposición a los medios de la generación que en la actualidad están en etapa de niñez ha sido siempre muy alto, por lo tanto, han podido desarrollar esta habilidad en alguna medida. 

Sin embargo, esto debe generar un llamado de atención urgente para reforzar la alfabetización mediática de los niños y niñas. Un nivel tan elevado de exposición a los medios y consumo de contenidos no debería darse sin que tengan las herramientas adecuadas para seleccionar, comprender, rechazar y responder de la mejor manera. Incluso, deben formarse en habilidades para producir sus propios contenidos, como ya muchos niños y niñas lo hacen, para que esto se dé en un marco sano, respetuoso, constructivo y sin que corran riesgos. 

Como es natural, los niños y niñas consumen, procesan, reflexionan y sacan sus propias conclusiones. Están enterados sobre el virus, su contagio, formas de prevenirlo y donde surgió. Esto les ha permitido protegerse y estar conectados a la realidad de lo que sucede, pero el hecho de que muchos hayan accedido a esta información a través de medios y contenidos que no están especializados para público infantil, que no ofrecen las definiciones, contexto y lenguaje visual apropiado para ellos, les ha generado rechazo, temores, cansancio y saturación sobre el tema. Es necesario que los medios conozcan esta demanda de la infancia para que se generen contenidos dirigidos a este público objetivo, que les permita informarse, verse reflejados, conectar con las vivencias de sus pares y expresar sus opiniones de acuerdo con sus características particulares. 

Aquí hay un elemento clave que debe comprenderse, los medios no son una vía de comunicación unilateral para mandar información a un público. La evolución de los medios, sus mensajes y del uso que sus usuarios les dan a ambos implican que el medio y el mensaje se conviertan en un espacio de comunicación de doble vía, un espacio de construcción de relaciones, reflexiones y nuevos contenidos que surgen a partir de ello. 

El objetivo de este estudio fue conocer y comprender los retos y dificultades que han venido enfrentando los niños y niñas debido a la pandemia, así como su capacidad para adaptarse y sobreponerse. Aunque el mismo no es representativo de la población mundial infantil ni de los diferentes niveles socioeconómicos, su amplitud nos permite dar una mirada a la realidad de la niñez en esta pandemia y conocer sus hábitos, intereses y necesidades, en relación con el uso de los medios de comunicación, en especial los audiovisuales. 

A partir de esta información nos damos cuenta de que hay importantes tareas pendientes con los niños y niñas, por parte de los padres y tutores, maestros, medios de comunicación y autoridades a las que corresponde el tema. Estudios como este son indispensables a nivel nacional para acercarse al universo infantil y, a partir de allí, tomar las medidas, desde las competencias de cada uno: construir regulaciones, diseñar políticas públicas, producir contenidos con calidad conceptual y técnica enfocados en este público y establecer normas de consumo en casa. La meta es propiciar espacios para la niñez en los medios de comunicación y acompañarlos en desarrollar un uso beneficioso, constructivo y sano de los medios, en beneficio de su presente y del futuro de la toda sociedad.


Leave a Comment

* Al utilizar este formulario usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por parte de este sitio web.

Global es una publicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo y su Editorial Funglode. Es una revista bimestral de naturaleza multidisciplinaria, que canaliza las reflexiones sociales y culturales, acorde con el pensamiento y la realidad actual, elevando de este modo la calidad del debate.

© 2023 Revista GLOBAL. Todos los derechos reservados. FUNGLODE.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00